Causas de una anemia

Causas de una anemia

Aunque las mujeres son más propensas a sufrir anemia, puede darse en ambos sexos y no siempre está causada por una falta de hierro en la sangre. Detrás de una anemia pueden existir otros motivos que la originan. En este post te contamos todas sus posibles causas.

La anemia y sus síntomas

La anemia es una alteración de salud muy común que aparece cuando en la sangre hay una disminución en el número de glóbulos rojos o en los niveles de hemoglobina respecto a los valores normales. Esto provoca que al sistema circulatorio le sea más difícil llevar oxígeno a todas las células del cuerpo.

Los síntomas más habituales de la anemia son:

  • Cansancio
  • Mareos o aturdimiento
  • Palidez cutánea
  • Taquicardia
  • Dificultad respiratoria
  • Debilidad
  • Manos y pies fríos
  • Dolores de cabeza

Si percibes alguno de estos síntomas durante unas semanas, no lo dudes y acude cuanto antes a tu médico.

Causas de la anemia

Por diversas razones puede aparecer anemia, aunque afortunadamente en la mayoría de los casos se puede tratar y combatir.

Te indicamos a continuación las causas más comunes de anemia:

Falta de hierro

Este tipo de anemia común es causado por la escasez de hierro, elemento fundamental en la producción de hemoglobina para los glóbulos rojos. Esta falta de hierro puede ser debida a una deficiencia nutricional, una mala absorción o a pérdidas de sangre.

Además de ser un oligoelemento esencial, el hierro nos aporta energía, fortalece el sistema inmunológico y contribuye a mantener el pelo, la piel y las uñas sanas.

Pérdida de sangre

Es otras de las causas más frecuentes de anemia. Es posible que la ingesta de hierro sea correcta, pero al producirse pérdidas de sangre se escapa el hierro. Esta pérdida puede ser de corta duración o crónica, y persistir durante un tiempo.

Las menstruaciones abundantes y el sangrado de los aparatos digestivo o urinario son las causas más comunes de pérdida de sangre. No obstante, una cirugía, traumatismos, una hemorragia uterina anormal, tumores, problemas de hemorroides o hemorragias internas debido a alguna úlcera también pueden ocasionarla.

Deficiencia nutricional

Una dieta baja en hierro, vitamina B12 y ácido fólico incrementa el riesgo de anemia, puesto que cuando no se consumen estos nutrientes o no se procesan de forma adecuada, se generan unos glóbulos rojos grandes y frágiles.

Tanto el hierro como el ácido fólico se pueden obtener de los alimentos de origen vegetal. No obstante, la vitamina B12 debe suplementarse si se sigue una dieta vegana.

Por tanto, una dieta equilibrada y variada es fundamental para prevenir una deficiencia de hierro. Todos los alimentos contienen distintas cantidades de hierro, aunque unos más que otros. Estos son los alimentos más ricos en hierro

Embarazo

Durante los primeros meses de embarazo, el plasma sanguíneo de la mujer aumenta con más rapidez que la cantidad de glóbulos rojos que se fabrican. Esto produce que la sangre se diluya y pueda aparecer anemia. Asimismo, pueden existir concentraciones bajas de hierro y de ácido fólico.

Trastornos intestinales

Tener un trastorno intestinal que afecta la absorción de nutrientes en el intestino delgado, como la enfermedad de Crohn, celiaquía, intolerancias alimentarias, síndrome del colon irritable o simplemente un tránsito intestinal rápido provoca que los alimentos no estén suficiente tiempo en el intestino y no se pueda obtener todo su hierro, ya que el organismo absorbe el hierro en el tramo superior del intestino delgado.

Por esta razón, cualquier alteración en esta parte del tubo digestivo puede conllevar un déficit de hierro.

Determinados medicamentos

Algunos medicamentos como ciertos antibióticos, la penicilina y sus derivados, determinados antiinflamatorios no esteroideos o la quinidina pueden hacer creer erróneamente al sistema inmunitario que los glóbulos rojos son agentes extraños y peligrosos. Para combatirlos el organismo genera anticuerpos que atacan a sus propios glóbulos rojos, y como resultado, se origina anemia.

En estos casos, el médico prescribirá fármacos alternativos para reemplazarlos y evitar el problema.

 

Si aún no conoces los Seguros AFEMEFA, infórmate ahora sobre el seguro de salud para toda la familia y el seguro joven.