Síntomas de la esclerosis múltiple

SÍNTOMAS DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE

La esclerosis múltiple es una enfermedad del sistema nervioso central que afecta a 47.000 personas en nuestro país, la mayoría de ellas mujeres. Con motivo del Día Mundial de esta enfermedad, que se celebra este 31 de mayo, vamos a intentar conocer los síntomas de la esclerosis múltiple.

¿Qué es la esclerosis múltiple?

Se trata de una enfermedad crónica de la que no se conoce causa ni cura y que puede afectar de forma diferente a cada paciente. Se produce por la destrucción de la mielina, una sustancia que envuelve y protege nuestras células nerviosas y que es la responsable de la conducción de los impulsos eléctricos entre las fibras nerviosas.

La esclerosis múltiple es impredecible y afecta de manera negativa a la calidad de vida de las personas que la sufren. Tareas cotidianas como vestirse o realizar la compra se pueden convertir en todo un reto para una persona con esclerosis múltiple, que además es una de las enfermedades neurológicas más comunes entre los jóvenes de 20 a 30 años.

Síntomas de la esclerosis múltiple

Los síntomas de esta enfermedad son variados y dependerán de cada caso y del momento en el que se manifiesten. Lo normal es que un paciente con esclerosis múltiple presente más de uno de estos síntomas:

  • Fatiga: una persona con esclerosis múltiple se suele sentir excesivamente fatigado sin motivo aparente.
  • Problemas motores: pueden sufrir pérdidas de equilibrio, dificultad para moverse, vértigos y mareos, falta de coordinación, etc.
  • Dificultad para hablar: a veces la esclerosis múltiple provoca que la persona hable más despacio y arrastre las palabras.
  • Trastornos visuales: visión doble o borrosa.
  • Músculos tensos y rígidos.
  • Alteraciones de la sensibilidad: cosquilleo, entumecimiento, dolor muscular, sensibilidad al calor, etc.
  • Problemas intestinales y en la vejiga: estreñimiento, vaciamiento incompleto, ganas frecuentes de orinar, etc.
  • Trastornos sexuales: impotencia y disminución del deseo sexual.
  • Trastornos cognitivos: dificultad para concentrarse, problemas de memoria a corto plazo y cambios en el estado de ánimo.

 

Desgraciadamente, todavía no existe una cura para esta enfermedad, aunque hay una serie de tratamientos que contribuyen a mejorar la calidad de vida de los pacientes con esclerosis múltiple. La detección precoz es fundamental para reducir la frecuencia de cada brote y las lesiones producidas por la enfermedad, siempre siguiendo las consignas del neurólogo y teniendo en cuenta todos los pros y contras de cada uno de los tratamientos.