Por qué aparecen las agujetas

¿Por qué aparecen las agujetas?

Todos hemos sufrido alguna vez las temidas agujetas después de realizar una actividad física a la que no estábamos acostumbrados, pero sabes, ¿por qué aparecieron? Te lo contamos en este post. Además, te damos algunos consejos para mitigar sus síntomas.

La relación de las agujetas y el ejercicio excéntrico

Todos realizamos movimientos excéntricos cuando practicamos cualquier actividad física o deporte, ya que la contracción excéntrica desempeña una importante función de “frenar” el movimiento. Sin este control excéntrico, podríamos acabar en el suelo, sobre todo en pendientes. Por tanto, los ejercicios excéntricos forman parte de las fases de concentración muscular de todo movimiento.

Sin embargo, cuando realizamos ejercicios excéntricos de una intensidad superior a lo que nuestro cuerpo está acostumbrado, surgen las agujetas, debido a las microrroturas de fibras musculares que se han producido.

Esas microrroturas provocan la inflamación del tejido y ese proceso inflamatorio conlleva una sensación de dolor, ya que el organismo se está defendiendo dicha inflamación.

Las agujetas y sus síntomas

Tras someter al músculo a un esfuerzo para el que no está preparado en ese momento los dolores aparecerán entre 12 y 24 horas después, pudiendo prolongarse entre 3 y 7 días, dependiendo de la zona donde se localicen.

Y, ¿cuáles son los síntomas que detectamos? Además del dolor, pueden ir desde pérdida de fuerza y tensión muscular hasta inflamación del músculo afectado.

Cómo tratar las agujetas

Es inevitable sufrir agujetas, pero su dolor se puede aliviar, ¿sabes cómo?

Una vez que aparezcan puedes seguir alguno de los siguientes consejos:

– Utilizar vendajes o medias compresivas ayudarán al drenaje de los procesos metabólicos o inflamatorios del músculo.

– Darte un masaje en la zona dolorida también contribuirá a aliviar la tensión de la musculatura, así como la aplicación de crioterapia o baños de contraste, fríos y calientes.

Descansar adecuadamente, ya que un sueño reparador es fundamental.

-Tomar analgésicos y antiinflamatorios, aunque debes saber que puede ayudar a aliviar la percepción del dolor, pero no a la evolución del proceso. Siempre debes tomarlos bajo prescripción médica.

Durante los días que tengas agujetas es aconsejable mantener tu actividad física habitual, ya que el movimiento del músculo ayuda al drenaje y favorece a que se reduzca el dolor. Si esperas a que se pasen las molestias por completo, puedes mermar tu capacidad de progresión.

No obstante, si el dolor es demasiado intenso, descansa unos días y retoma tu entrenamiento en cuanto te sea posible.

 

Consulta nuestro cuadro médico. En AFEMEFA contamos con los mejores profesionales para poner solución a todos tus problemas.

Si aún no conoces los Seguros AFEMEFA, infórmate ahora sobre el seguro de salud para toda la familia y el seguro joven.