El mascné: las mascarillas y los problemas en la piel

El mascné: las mascarillas y los problemas en la piel

Las mascarillas son un elemento fundamental para protegernos frente al coronavirus. Su uso ya es obligatorio en casi todo el país, sin embargo, su utilización puede derivar en problemas de la piel: dermatitis, rozaduras, etc., ya que al llevarlas durante mucho tiempo se produce un microambiente que incrementa la humedad, el calor y la fricción, pudiendo provocar irritaciones en algunos casos.

¿Qué es el mascné?

Con el uso de mascarillas obligatorias y las altas temperaturas del verano, los problemas de la piel no hacen más que aumentar. A esta afección ahora tan común se la ha bautizado como mascné, término surgido de la contracción de mascarilla + acné. Hace referencia, por tanto, a la alteración de la piel en forma de granitos o rozadoras debido al uso prolongado de las mascarillas.

Al llevar el rostro cubierto con una mascarilla, la humedad, el vapor y la secreción de la saliva se acumulan en la zona de la boca y la nariz, bloqueando el conducto de salida de la secreción sebácea. La presión y la falta de oxigenación provocan que se taponen los poros, lo que facilita la aparición de comedones, pequeños granos, piel seca e incluso hasta brotes de dermatitis o rosácea.

Las pieles grasas y las pieles sensibles son más propensas a la proliferación del acné por uso de mascarilla. También el estrés es un factor que agrava su aparición.

Los problemas cutáneos de las mascarillas quirúrgicas surgen principalmente en la zona que se encuentra detrás de las orejas, mientras que las mascarillas FPP2 afectan más a la zona de la nariz, pómulos y mentón. Para evitar lesiones en la piel en estas áreas es clave mantener una buena hidratación, como veremos a continuación.

Cómo prevenir el mascné

Si quieres que tu piel no se vea afectada por la mascarilla, toma nota de los siguientes consejos para prevenir el mascné:

  • Limpia tu piel, antes y después de utilizar la mascarilla, con un jabón suave.
  • Aplícate crema hidratante 30 minutos antes de ponerte la mascarilla para que dé tiempo a absorberse bien. Además, en las zonas de tu rostro donde más roces sufras, puedes ponerte vaselina para que haga de efecto barrera sobre la piel.
  • Tras retirar la mascarilla, si aparece irritación o se han producido eccemas por la presión de la misma es conveniente la utilización de cremas antiinflamatorias por la noche.
  • Si te maquillas, opta por cremas hidratantes con color o BB Creams para evitar que se obstruyan los poros de tu rostro.
  • Por último, no te olvides de aplicarte protector solar antes de salir, ya que los rayos ultravioleta penetran a través de las mascarillas.

Si a pesar de la prevención las lesiones en tu piel continúan apareciendo, consulta con tu dermatólogo.

 

Si aún no conoces los Seguros AFEMEFA, infórmate ahora sobre el seguro de salud para toda la familia y el seguro joven.