otitis sintomas y causas para evitarla- afemefa

¿Otitis en verano? Consejos para evitarla

Con la llegada del verano y las vacaciones pasamos más tiempo en la playa y en la piscina lo que hace que, junto con las corrientes y los cambios de presión, aumente el número de casos de otitis.

Esta enfermedad es especialmente común en los niños ya que el tamaño de su oído es menor haciendo que sea más fácil que aparezcan este tipo de infecciones. Según la Asociación Española de Pediatría (AEP), prácticamente el 90% de los niños habrá sufrido algún episodio de otitis durante su infancia.

¿Qué es la otitis?

Se denomina otitis a una inflamación del oído. Hay dos tipos: externa u oído de nadador y otitis media.

La otitis externa u oído de nadador es una infección del canal auditivo que transporta el sonido del exterior del cuerpo hacia el tímpano y puede estar causada por bacterias u hongos.

La otitis media es la presencia de un líquido con o sin pus en la cavidad del oído medio, justo detrás del tímpano. Se produce cuando la trompa de Eustaquio (el canal que une el oído con la garganta) se obstruye impidiendo que el líquido se drene, por lo que se produce una infección.

Durante los meses de verano aumentan lo casos de otitis ya que, con los baños en playas y piscinas el agua se puede quedar en los conductos auditivos provocando una infección.

¿Qué causa la otitis en verano?

En la época estival tenemos muchas más posibilidades de sufrir otitis debido a que las condiciones son aptas para que se infecte nuestro oído. Os contamos cuáles son:

  • Humedad en el oído: Como ya hemos comentado anteriormente, cuando pasamos mucho tiempo en la playa o la piscina, el agua puede quedarse en los conductos auditivos haciendo que se produzca la infección.
  • El aire acondicionado: Para poder soportar las altas temperaturas recurrimos al aire acondicionado, lo que hace que se reduzca la humedad del ambiente afectando a los oidos.
  • Cambios de presión: Los viajes en avión que son tan frecuentes durante estos meses pueden provocar molestias a las personas que tienen los oídos sensibles.

Síntomas de la otitis

Son varios los síntomas que puede producir inflamación en el oído, pero el más común es el dolor en el trago, la parte cartilaginosa que se encuentra delante de la entrada al conducto auditivo.

En ocasiones también se puede manifestar con un enrojecimiento del conducto auditivo externo y de manera mucho menos frecuente con fiebre.

Consejos para evitar la otitis en verano

A continuación, te dejamos algunos consejos que puedes aplicar para evitar las infecciones auditivas tanto de mayores como de los más pequeños.

  1. Asegúrate de mantener las orejas limpias y secas después de cada baño.
  2. Intenta evitar playas o piscinas donde el agua no esté limpia.
  3. Procura tener especial cuidado con las corrientes y el aire acondicionado.
  4. Cuando vayas a entrar en el agua, evita hacerlo de forma brusca par no dañar los oídos.
  5. Evita introducir objetos como bastoncillos en el oído, ya que pueden dañar el sistema de limpieza natural del mismo.

Con estos simples consejos podrás evitar la tan temida otitis y además disfrutar de unas merecidas vacaciones sin incidentes. También te damos algunas recomendaciones para que puedas disfrutar de un verano seguro con tu familia.

En AFEMEFA te recomendamos que ante cualquier síntoma o molestia acudas rápidamente al médico para evitar que vaya a más y el doctor pueda curar la infección con la medicación adecuada. En nuestro Cuadro Médico contamos con los mejores especialistas para tratar la otitis.

sintomas-mala-circulacion-afemefa

Síntomas de la mala circulación

Son muchos los síntomas que pueden indicar que tenemos una mala circulación y que pueden afectar la calidad de vida de una persona. Generalmente, un estilo de vida saludable, dejando hábitos como el tabaco e incorporando otros como el ejercicio o una dieta sana puede ayudar a mejorar los síntomas más comunes que a continuación te describimos.

Síntomas de una mala circulación

Puede que tengas problemas de circulación, pero que todavía no los hayas percibido. Te aconsejamos que en caso de notar alguno de ellos, acudas a tu doctor de confianza lo antes posible:

  1. Mareos o temblores en las extremidades

Uno de los síntomas más comunes es la sensación de mareo o el temblor en las manos y en las piernas. Cuando la sangre no pude fluir de manera adecuada hacia las extremidades del cuerpo el individuo puede tener sensación de hormigueo en manos y pies.

  1. Manos y pies fríos

Cuando el flujo sanguíneo es menor que de costumbre la temperatura de las manos y los pies es menor que la del resto del cuerpo. Esto sucede debido a que la sangre no está circulando de la manera que debería, haciendo que las extremidades estén más frías.

  1. Hinchazón de las extremidades inferiores

La mala circulación hace que los fluidos se acumulen en ciertas partes del cuerpo, lo que se denomina edema. Generalmente suele aparecer en piernas, tobillos y pies.

El edema también puede ser un síntoma de un mal funcionamiento del corazón ya que este no es capaz de bombear la sangre de forma correcta al resto del cuerpo.

Otros síntomas del edema son:

  • Dolor en el área afectada
  • Aumento de la temperatura de la piel en esas zonas
  • Rigidez en las articulaciones
  • Pesadez e hinchazón

En algunos casos, los pacientes que sufren esta enfermedad la detectan debido a que la ropa o las joyas empiezan a estar más ajustadas que de costumbre. Si has comenzado a notarlo, acude a tu médico para poder empezar a realizar las pruebas necesarias.

  1. Disfunción cognitiva

El cerebro depende en gran medida del flujo de la sangre para funcionar correctamente. Si notas que tienes dificultades para mantenerte concentrado y ágil en las actividades del día a día puede que tu circulación no sea del todo buena.

  1. Problemas digestivos

La digestión de los alimentos se lleva a cabo con la sangre que se dirige hacia el estómago. No tener un buen funcionamiento en el sistema digestivo puede derivar en problemas gástricos como:

  • Dolor abdominal
  • Diarrea
  • Heces con sangre
  • Estreñimiento
  • Calambres
  1. Fatiga

Nuestros niveles de energía están muy condicionados a la presión sanguínea, por lo que sentirnos cansados o fatigados puede ser un síntoma. En este caso lo mejor sería acudir a la consulta del médico para comprobar si esto es la causa o es debido a otros motivos.

  1. Dolor en las articulaciones y calambres musculares

Una mala circulación puede causar dolor en las articulaciones y en los músculos. Las piernas y los brazos pueden verse afectados, sobre todo si permanecemos sentados o de pie durante largos periodos de tiempo. Esto se debe a que el oxígeno y los nutrientes no llegan a todos los tejidos de forma efectiva, lo que acaba desembocando en rigidez y calambres musculares.

  1. Cambios en el color de la piel

Cuando ciertas partes del cuerpo están mucho tiempo sin que les llegue la sangre correctamente, la piel puede volverse más pálida o azulada. Si la falta de sangre se da en los capilares es probable que la piel aparezca con un color morado. Las áreas más propensas a estar descoloridas son:

  • Nariz
  • Labios
  • Orejas
  • Pezones
  • Manos
  • Pies

9.Aparición de varices

Una de las causas de la aparición de las varices puede ser la mala circulación. Suelen ser comunes en personas que pasan muchas horas sentadas a lo largo del día. Algunos de los síntomas que pueden tener son:

  • Pesadez en las piernas
  • Dolor
  • Picor
  • Hinchazón
  • Venas que parecen estar anudadas entre sí

Diagnóstico y tratamiento

Antes de dar un diagnóstico, el doctor preguntará acerca de los síntomas, factores de riesgo y de los antecedentes del paciente. Posteriormente pedirá algunas pruebas médicas entre las que se incluyen los análisis de sangre.

Los tratamientos pueden ser muy diversos en función de las circunstancias de cada paciente, pero es recomendable que estos pacientes sigan una serie de pautas como dejar de fumar, perder peso y seguir una dieta equilibrada.

En Afemefa contamos con los mejores profesionales. Si padeces alguno de los síntomas que hemos mencionado previamente, no dudes en consultar con un doctor para que evalúe tu caso y ponga el tratamiento más adecuado.

beneficios-comer-sano-afemefa

Beneficios de comer sano

Para muchos, la llegada del verano significa olvidarse de comer sano y abusar de otro tipo de comidas menos saludables. Aunque darnos un capricho de vez en cuando en vacaciones no está nada mal, no debemos olvidar la importancia que tiene una dieta saludable para nuestro organismo.

Si queréis descubrir cuáles son los beneficios de comer sano os los contamos a continuación.

Pérdida de peso

Una bajada de peso en pacientes con obesidad o sobrepeso puede reducir el riesgo de padecer algunas patologías cardiovasculares en ciertos pacientes como:

  • Enfermedades cardíacas
  • Diabetes
  • Disminución de la densidad ósea
  • Aumento de las probabilidades de desarrollar algún tipo de cáncer

Si estás pensando en reducir la ingesta de calorías diaria, las frutas y verduras no pueden faltar en tu dieta. Deshazte de los alimentos procesados y anímate a cocinar por ti mismo recetas sanas, ricas y sencillas. Y no te olvides de realizar una hora de ejercicio moderado al día para mantener el corazón joven.

Reducir el riesgo padecer cáncer

Como hemos comentado anteriormente, una dieta poco saludable puede llevar a una persona a sufrir obesidad, lo que puede hacer aumentar el riesgo de padecer cáncer.

Un estudio del año 2014 desveló que una dieta rica en frutas reducía las posibilidades de sufrir cáncer en el tracto gastrointestinal superior y también, que ingerir una gran cantidad de fibra disminuía el riesgo de cáncer de hígado y de cáncer colorrectal.

Además, muchos de los fitoquímicos que encontramos en los vegetales y en las legumbres actúan como antioxidantes, lo que protege a las células del daño que puede causar el cáncer. Algunos de estos antioxidantes son los betacarotenos, el licopeno y vitaminas A, C y E.

Controlar los síntomas de la diabetes

Comer de una manera más saludable puede ayudar a los diabéticos a:

  • Perder peso, en caso de que sea necesario.
  • Mejorar los niveles de glucosa en sangre.
  • Mantener la tensión y el colesterol en niveles adecuados.
  • Prevenir o retrasar complicaciones derivadas de la diabetes.

Es esencial para estas personas reducir la ingesta de comidas con azúcares añadidos y sal, y evitar en la mayor medida posible las grasas saturadas.

Salud cardíaca y riesgo de infarto

Cada vez son más los pacientes que sufren de algún tipo de enfermedad cardiovascular. De acuerdo con la Fundación Canadiense del Corazón y el Infarto, hasta un 80% de los casos de enfermedades cardíacas prematuras se podrían haber prevenido con cambios en el estilo de vida, como aumentando la actividad física o mejorando la dieta.

La salud de la próxima generación

Los más pequeños aprenden los hábitos relacionados con la salud de los adultos que les rodean.

Comer en casa suele ayudar, algunos investigadores han descubierto que aquellos niños que comen regularmente con sus familias ingieren más verduras y menos cantidad de azúcar que los que comen en casa de manera menos frecuente.

Huesos y dientes más fuertes

Una dieta con niveles adecuados de calcio y magnesio es necesaria para tener huesos y dientes fuertes. Mantener los huesos sanos es muy importante a la hora de prevenir la osteoporosis y la artritis en edades mayores.

Algunos de los alimentos ricos en calcio son:

  • Productos lácteos desnatados
  • Brócoli
  • Coliflor
  • Col
  • Tofu
  • Legumbres

Mejora del humor

Hay una relación muy estrecha entre el estado de ánimo y la dieta.  Hay estudios que sugieren que una alimentación con una carga glicémica alta puede aumentar los síntomas de la depresión y la fatiga.

Este tipo de dietas incluyen: hidratos de carbono refinados, como aquellos que se encuentran en los pasteles, el pan blanco o las galletas. Las verduras, la fruta y las semillas integrales tienen una carga glicémica mucho más baja.

Mejora del sueño

Son muchos los factores que pueden modificar los patrones del sueño.

La apnea del sueño ocurre cuando las vías respiratorias se bloquean de manera repetida durante el sueño. La obesidad, un gran consumo de alcohol o una dieta poco saludable son factores que afectan en gran medida a las dificultades para conciliar el sueño. Para descansar mejor es recomendable reducir la ingesta de alcohol y de cafeína.

Sabemos que en verano es más difícil mantener los hábitos de vida saludables. Las vacaciones, las salidas con la familia y amigos hacen que nos cueste comer sano, evitar las bebidas azucaradas y el alcohol, y también practicar ejercicio.

Desde AFEMEFA te contamos  6 consejos para no engordar este verano. Además, te animamos a que disfrutes de tus vacaciones e intentes incluir recetas ricas y saludables durante el periodo de descanso. Así seguro que te sentirás mejor a la vuelta y te costará mucho menos volver a adaptarte a la rutina.

Si tienes cualquier consulta acerca de tu salud, en AFEMEFA contamos con los mejores profesionales.

evitar-deshidratacion-verano

¿Cómo puedo evitar la deshidratación en verano?

Con la llegada del verano y de las altas temperaturas nuestro cuerpo necesita más agua para mantenerse hidratado y así, evitar los síntomas que la falta de líquido acarrea.  En este post os contamos cuáles son esos síntomas y os damos algunos consejos para que disfrutéis del verano fuera de peligro.

¿Qué es la deshidratación?

La deshidratación es la falta de agua en nuestro cuerpo. Generalmente se produce por un desequilibrio entre la pérdida y el aporte de líquido y sales minerales que le damos a nuestro cuerpo.

Este desequilibro que se produce al eliminar más agua de la que se ingiere, puede darse por varias razones, pero las más comunes son la pérdida de líquidos por realizar actividades físicas de manera muy intensa, las altas temperaturas o alguna enfermedad que tenga como síntomas diarreas o vómitos.

Un adulto suele perder diariamente entre 2 y 3 litros de agua al día, y aún más si se trata de un día caluroso. Esta pérdida no solo se da cuando la actividad física es muy intensa, sino que también cuando el nivel de actividad es mucho menor. Por esta razón conviene hidratarse de manera continua ya que de nada sirve beber mucha agua un día y el resto reducir la cantidad, debido a que el cuerpo no “almacena” esa cantidad de líquido.

Señales de la deshidratación

La primera señal de la deshidratación es la sed. Cuando nuestro cuerpo nos advierte de que necesita beber es que ya existe cierto grado de deshidratación, por lo que tomar agua de manera continua durante el día es una de las mejores formas evitar de la deshidratación. Otras de las señales de la falta de agua en el cuerpo que podemos percibir durante el verano son:

  • Sequedad en la boca
  • Temperatura corporal alta
  • Exceso de sudoración
  • Sensación de calor sofocante
  • Piel seca
  • Agotamiento y debilidad
  • Mareos
  • Cefaleas
  • Estado de confusión
  • Desorientación

Grupos de riesgo

Hay ciertos grupos que, en función de la edad, son más vulnerables que otros y por lo tanto, deben prestar más atención a la cantidad de agua que ingieren diariamente:

  • Ancianos. Con la edad se deterioran mecanismos de termorregulación que producen una disminución de la sensación de sed, por lo que es más complicado beber agua de manera continuada.
  • Niños. Al contrario que los ancianos, los más pequeños de la casa no tienen completamente desarrollado su instinto, por lo que suelen beber menos agua de la que necesitan.
  • La fiebre, los vómitos, las diarreas o los sudores hacen que estas personas pierdan más agua.
  • Debido al sudor se pierde una cantidad excesiva de agua.
  • Mujeres embarazadas y en periodo de lactancia. La producción de leche del cuerpo hace que las mujeres necesiten beber más cantidad de agua.

¿Cómo evitar la deshidratación?

Para evitar la deshidratación y los síntomas que provoca, os dejamos algunos consejos:

  • Beber agua de forma continua, sin esperar a tener sed. También puedes tomar zumos de fruta que te ayudarán a recuperar vitaminas.
  • Añade en tu dieta alimentos ricos en agua, como la sandía, el melocotón, el melón, etc…
  • Reduce la cantidad de bebidas con cafeína o muy azucaradas, al igual que el consumo de alcohol, ya que favorecen la deshidratación.
  • Evitar las salidas y la actividad física en las horas centrales del día, entre las 12 y las 16 horas. Si lo haces, busca la sombra y usa ropa ligera que no dé mucho calor.

Si percibes alguno de los síntomas de la deshidratación que hemos mencionado, aumenta la cantidad de agua y además visita a un médico para descartar cualquier otra enfermedad. En AFEMEFA contamos con los mejores profesionales a los que puedes acudir siempre que lo necesites.

sintomas-cancer-ovario

Cómo detectar el cáncer de ovario

De acuerdo con la Asociación Española contra el cáncer (AECC), el cáncer de ovario es el sexto más frecuente entre las mujeres y representa entre el 4% y 5% de los tumores femeninos.
Es uno de los tipos de cáncer más difíciles de detectar de forma temprana debido a que los síntomas son muy parecidos a los de otras enfermedades. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que las mujeres suelen presentar síntomas relacionados con el cáncer de ovarios durante al menos 3 meses antes de que se diagnostique la enfermedad.

En este post te contamos cuáles son los síntomas más comunes de este tipo de cáncer para que, en caso de que aparezcan, puedas acudir rápidamente a tu ginecólogo para que realice las pruebas necesarias.

¿Cuáles son los síntomas previos del cáncer de ovario?

Detectar el cáncer de ovario en las primeras etapas es una tarea complicada. Debido al pequeño tamaño de estos y a su localización en la parte más profunda del abdomen es difícil que un ginecólogo los palpe en una revisión rutinaria, además, los síntomas pueden confundirse con los de otro tipo de patologías más comunes.

Si presentas alguno de los síntomas que mencionamos a continuación de manera constante, visita a tu médico o ginecólogo para que te haga los análisis y las pruebas necesarias para descartar cualquier problema médico:

  • Dolor pélvico o abdominal de manera constante.
  • Dificultad para comer o sensación de estar lleno continuamente.
  • Hinchazón abdominal.

Estos síntomas suelen ser los más frecuentes, pero pueden darse otros como:

  • Necesidad de orinar frecuentemente.
  • Cambios en el tránsito intestinal.
  • Aparición de diarreas y vómitos.
  • Dolor de espalda sin causa aparente y que empeora con el tiempo.
  • Sangrado vaginal y alteraciones del ciclo menstrual.
  • Pérdida o aumento de peso sin causa conocida.

Factores de riesgo para el cáncer de ovario

Hay ciertos factores que pueden hacer que ciertas pacientes tengan más riesgo de padecer cáncer de ovario, entre ellos podemos encontrar:

  • Antecedentes familiares. si en la familia hay otras mujeres que hayan padecido cáncer de mama, útero u ovarios, hay más posibilidades de que pueda desarrollarse la enfermedad.
  • Tener síndrome de Lynch. También conocido como cáncer colorrectal hereditario, incrementa la probabilidad de presentar cáncer de ovario.
  • Dificultades para quedarse embarazada. El uso de ciertos tratamientos para mejorar la fertilidad puede facilitar la aparición de tumores en los ovarios.
  • Tener cierto sobrepeso aumenta, según algunos estudios, hasta un 50% las probabilidades de padecer este tipo de cáncer en las mujeres.
  • Endometriosis.
  • La edad. El riesgo de que una mujer pueda padecer cáncer de ovario aumenta a medida que pasan los años.

Diagnóstico del cáncer de ovario

La presencia de algunos de estos síntomas no significa que la paciente padezca la enfermedad. El diagnóstico requiere una serie de pruebas médicas y la valoración de un especialista.

Cuando una paciente acude a la consulta presentando alguno de los síntomas, el doctor preguntará acerca de los mismos, también sobre los antecedentes familiares y realizará un examen pélvico para ver si los ovarios están inflamados, han aumentado de tamaño o para ver si hay líquido en el abdomen.

Tras realizar las pruebas que el doctor considere necesarias, enviará al paciente a un oncólogo para que realice una valoración más exhaustiva en caso de considerarlo oportuno.

Si tienes algunos de los síntomas que te hemos presentado, visita a tu ginecólogo. Te hará todas las pruebas y exámenes físicos para descartar cualquier enfermedad o te derivará a un oncólogo especialista en caso de que fuera necesario.

Consulta nuestro cuadro médico y visita a los mejores profesionales de AFEMEFA.

como-afecta-estres-piel

¿Cómo afecta el estrés a la piel?

Seguro que muchos sufrís de estrés de manera constante en vuestro día a día, pero puede que no estéis reconociendo los efectos que tiene en vuestra piel vivir de manera tan ajetreada.

Es posible que para muchas personas sufrir de estrés no está relacionado con cambios en su aspecto físico, pero otras les puede producir erupciones cutáneas, acné, caída del cabello o cambios de peso entre otros. Hoy nos centraremos en los efectos que el estrés tiene sobre la piel.

Efectos del estrés en la piel

Como hemos comentado anteriormente, el estrés puede afectar de manera física y mental a aquellos que lo sufren.

Una de las partes del cuerpo donde se refleja más este efecto es la piel, y puede afectarle de numerosas maneras, a continuación, os contamos algunas de las más comunes:

Urticaria causada por el estrés

El estrés emocional puede llevar asociado un brote de urticaria que puede desencadenar una erupción cutánea. Esto se debe a desajustes hormonales o cambios químicos que realiza nuestro cuerpo en respuesta a un estado de estrés.

La urticaria se manifiesta en forma de pequeños bultitos de color rojo que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. El individuo nota como la zona afectada pica de manera constante e incluso, en ocasiones, se puede notar una sensación de quemazón.

La psoriasis y el eczema empeoran con el estrés

Sufrir de estrés puede hacer que problemas existentes de la piel se curen peor, como es el caso de la psoriasis y el eczema.

Acné adulto debido al estrés

El estrés, acompañado de una alimentación poco adecuada y desajustes hormonales son factores que producen una alteración de la producción de grasa de la piel y con ello aparición de acné, incluso si no se había padecido en la adolescencia.

Para evitarlo, se recomienda mantener la piel limpia y utilizando productos específicos para su cuidado.

¿Cómo prevenir que el estrés afecte a la piel?

Una gran parte de la población sufre de estrés de manera muy habitual causadas por situaciones laborales o personales que son difíciles de evitar.

Nuestra recomendación para mejorar tu estado es que introduzcas pequeños hábitos en tu día a día que te hagan evadirte de las situaciones de estrés, como practicar ejercicio de manera regular y seguir una dieta equilibrada. Esto ayudará a que mejore el estado de tu piel y te encuentres mucho mejor.

La higiene de la piel es muy importante en estos casos, recuerda la importancia de limpiar la piel y de tratarla con productos específicos para las enfermedades que se hayan podido llevar a cabo.

También puedes combatir el estrés con terapia o técnicas de relajación para ayudar a tu mente a evadirse de esos problemas.

Si actualmente estás pasando por una situación de estrés que está afectando a tu salud, consulta con nuestros doctores para poner solución a tu problema cuanto antes. En AFEMEFA cuidamos de ti.

mas-memoria-interaccion-social

Los beneficios de la interacción social para la memoria

Un nuevo estudio revela la importancia de las actividades sociales en la edad adulta para proteger al cerebro del deterioro cognitivo. Ser activo socialmente no solo mejora la salud mental, sino que también tiene numerosos beneficios para la salud física.
Tener una vida social activa, unos hábitos saludables y realizar ejercicio físico moderado ayudarán a que nuestra calidad de vida sea mucho mejor.

Socializar afecta al estado del cerebro

Durante años, la pregunta que se han hecho los expertos siempre ha sido la misma: “¿Ser más sociable mantiene las habilidades cognitivas durante más tiempo o aquellos que tiene deteriorada la memoria evitan las actividades sociales?”.

Los investigadores de la Universidad del Estado de Ohio han querido aclarar este asunto. Para ello han trabajado con ratones, pero el enfoque que han utilizado es diferente al de publicaciones previas con roedores.

En este último estudio, los expertos han dado a una parte de los animales una gran cantidad de oportunidades de interactuar entre ellos o con el entorno que les rodea, mientras que al otro grupo de ratones se les ha ofrecido menos oportunidades. Las diferencias que se apreciaban a la hora de relacionarse entre ambos grupos de ratones permitían al equipo esclarecer que cambios en la memoria se pueden atribuir a las relaciones sociales.

Los resultados del estudio sugieren que la interacción social puede influir positivamente en el envejecimiento del cerebro, como se ha publicado en el diario Frontiers in Aging Neuroscience.

Más interacción social para mejorar la salud de nuestro cerebro

Tanto en humanos como en ratones, hay una edad en la que el cerebro empieza a deteriorarse de manera natural. Pero relacionarse con otros de manera frecuente puede protegerlo de este efecto.

Los investigadores llegaron a esta conclusión cuando examinaron los cerebros de los dos grupos de roedores.  Aquellos que tenían las relaciones sociales más limitadas sufrían una inflamación en el cerebro asociada a la neurodegeneración. Por el contrario, el otro grupo sufría niveles menores de inflamación y los cerebros no estaban tan envejecidos como los otros.

Basándose en la relevancia de estos indicios, el equipo de investigadores insiste en la importancia de decisiones como el lugar de residencia cuando llegamos a cierta edad ya que pueden mejorar de manera significativa la vida social y como consecuencia el estado del cerebro.

Recuerda, llevar una vida saludable no solo te ayudará a prevenir muchas enfermedades a corto y a largo plazo, sino que hará que te sientas mucho mejor día a día.

¡Desde AFEMEFA te animamos a que empieces a cuidarte un poco más cada día!

fitness, sport, people and lifestyle concept - couple running outdoors

Rejuvenecer nuestro corazón es posible con ejercicio

A medida que pasa el tiempo, la sociedad se va concienciando de la importancia de cuidar de la salud con unos hábitos de vida saludables. Un estudio reciente ha identificado la relación que existe entre el ejercicio y la capacidad del corazón para regenerar los músculos tanto en condiciones normales como después de sufrir un ataque cardíaco.

Estudios sobre la regeneración cardiaca previos

En investigaciones previas, se había llegado a la conclusión de que nuestro corazón tenía una capacidad muy baja de regeneración. Los científicos que realizaron el estudio, quisieron saber si había una forma natural de mejorar la capacidad de recuperación de las células musculares del corazón. Por lo que decidieron probar con una actividad que fuera segura y a la vez barata: el ejercicio físico.

Estos expertos llegaron a la conclusión de que los músculos cardiacos de un adulto se regeneraban solo un 1% cada año y que esta cantidad disminuía con el paso del tiempo. Aún así, cualquier forma de actividad física aumentaría la formación de células nuevas ayudando a prevenir fallos cardiacos en el futuro.

Hacer ejercicio mejora la salud cardiaca

En un nuevo estudio, los investigadores usaron dos grupos de ratones sanos para testar los efectos que el ejercicio tiene sobre el corazón. Un grupo de ratones tenía libre acceso a una rueda de ejercicio mientras que el otro estaba sometido a una vida más sedentaria.

Aquellos que tenían posibilidad de hacer ejercicio corrían una media de unos 5 km al día. Los responsables del estudio eran capaces de medir la regeneración del corazón analizando en ADN nuevo a medida que las células se dividían, así controlaban la mejora de los músculos a través de la regeneración.

El equipo concluyó que aquellos animales que habían hecho ejercicio producían casi cinco veces más células nuevas que aquellos que estaban forzados a una vida sedentaria.

Con estos resultados sobre la mesa, se decidió dar un paso más en la investigación, usando ratones que habían sufrido un infarto, donde los resultados se repitieron. Con ejercicio, la regeneración de las células es mucho mayor.

El Dr. Rosenzweig, profesor de Harvard opina: “Mantener un corazón sano requiere un equilibrio entre la pérdida de músculo por enfermedades o por la edad, con la regeneración o creación de células cardiacas. Nuestro estudio sugiere que el ejercicio puede ayudar a mantener este equilibrio”.

Por otra parte, otro de los doctores participantes en el estudio, el Dr. Lee, afirma: “Nuestro estudio muestra que el ejercicio puede hacer que nuestro corazón esté más joven día a día”. Como dicen los expertos, si queremos mantener nuestro corazón y nuestra mente jóvenes, debemos realizar ejercicio moderado a diario sin olvidarnos de la dieta, que debe ser saludable.

Recuerda que en AFEMEFA, nuestro equipo de médicos y especialistas te ayudará en todo lo que necesites para sentirte mejor.

vitaminad-afecta-obesidad

La falta de vitamina D puede ocasionar obesidad

La vitamina D es una hormona producida por nuestro cuerpo en contacto con la luz solar y que desempeña  varios papeles importantes en el cuerpo humano, entre los que se encuentra su importancia en la salud ósea, el sobrepeso y la obesidad. En este post te explicamos la relación que hay entre ellas.

¿Qué ocurre si tenemos falta de vitamina D?

En primer lugar, debemos saber que el déficit de vitamina D es muy común entre la población, sobre todo en las personas mayores. Además, en función del lugar del mundo en el que nos encontremos, la estación del año, el color de la piel, la edad y otras variables la cantidad de vitamina D que acumulan los individuos es diferente.

Tener unos niveles bajos de vitamina D hace que el organismo tenga dificultades para absorber el calcio y el fósforo, lo que puede causar raquitismo, osteomalacia y osteoporosis. También está relacionado con otras patologías del sistema inmune, cardiovascular y metabólico.

Relación entre la vitamina D y la obesidad

Varios estudios han asociado la obesidad con niveles bajos de vitamina D. Sin embargo, no está claro si la deficiencia de vitamina D contribuye al aumento de peso o si es una consecuencia de esta.  Algunas de las explicaciones que la comunidad científica ha expuesto a esta relación son:

  • La vitamina D es parte del sistema inmune y tiene capacidades antiinflamatorias. El déficit de esta hace que el organismo no tenga las mismas capacidades para reducir el estado proinflamatorio que deriva en la obesidad.
  • También afecta al apetito. Unos bajos niveles de vitamina D pueden afectar a las hormonas del apetito, aumentando la sensación de hambre y la tendencia del cuerpo a aumentar la cantidad de grasa.

¿Cómo podemos aumentar los niveles de vitamina D?

Para aumentar los niveles de vitamina D los expertos recomiendan combinar una  alimentación saludable con una exposición al sol diaria.

Sol de forma moderada

Debemos tener en cuenta que la principal forma de aumentar la vitamina D es la síntesis cutánea a través de la exposición solar. En España, debido a las características geográficas, necesitaríamos tomar el sol unos 130 minutos al día en invierno y 20 minutos por la tarde en verano. Estos tiempos son orientativos ya que, en función del color de piel del individuo la cantidad varía.

El principal problema de tomar el sol reside en los problemas dermatológicos que una exposición prolongada puede provocar. Nosotros te recomendamos que no te olvides de la crema solar y evites las horas centrales del día para exponerte directamente a él. Una alternativa más saludable puede ser practicar ejercicio al aire libre cuando el sol está bajo.

Alimentos enriquecidos

En el mercado podemos encontrar muchos alimentos que han sido modificados para tener un contenido de vitamina D mayor. Sin embargo, hay muchos otros que tienen este componente de forma natural como: los huevos, los lácteos, algunos aceites y pescados grasos como el atún, el salmón o las sardinas.

Ahora que ya sabes la relación que hay entre esta vitamina y el sobrepeso, te animamos a que comiences a poner en práctica en tu día a día pequeños hábitos que mejoren tu dieta o tu estado físico. De este modo, no solo mejorarán tus niveles de vitamina D sino que te sentirás mucho mejor.

mujer-cancer-prostata

¿Pueden las mujeres tener cáncer de próstata?

Las mujeres no tienen próstata como los hombres, tienen unas glándulas en la parte delantera de la vagina llamadas glándulas de Skene, a las que en algunas ocasiones se refiere como la próstata femenina.

Algunos investigadores han descubierto que las glándulas de Skene comparten propiedades con la próstata masculina, localizada entre la vejiga y el pene. Por ejemplo, tanto las glándulas como la próstata contienen antígenos y fosfatos específicos, enzimas indicadoras de la salud de la próstata en los hombres.

El descubrimiento de las similitudes de estas glándulas ha derivado en el uso del término “próstata femenina”. Sin embargo, aunque es técnicamente posible que una mujer padezca cáncer de próstata, es extremadamente raro.

¿Qué función tiene la próstata femenina?

Los estudios con resonancias magnéticas acerca de la próstata femenina son relativamente nuevos, por lo que los doctores no están seguros de las funciones que hacen estas glándulas. Aun así, las investigaciones indican que tienen una función importante en el sistema urinario femenino y en los genitales.

Antígenos prostáticos específicos e indicaciones cancerígenas

Los estudios se centran en el análisis de cómo la próstata femenina produce antígenos prostáticos específicos (PSA), indicadores del cáncer de próstata en hombres y que puede ser un síntoma de cáncer de mama en mujeres.
De acuerdo con algunas investigaciones, controlar los niveles de PSA durante el tratamiento del cáncer en mujeres puede ser muy útil para monitorizar los tratamientos de algunos tipos de cáncer de mama.

Síntomas del cáncer de próstata femenino

El cáncer de próstata femenino es extremadamente raro. Según un estudio de 1994, solo un 0.003% de todos los casos de cáncer estaban relacionados con el tracto urinario femenino o el área genital.

Debido a la poca frecuencia con la que se diagnostica este tipo de cáncer, puede ser difícil que los especialistas lo reconozcan. Muchos de los síntomas como el dolor, los picores, la pérdida de peso y de apetito, y la anemia debida al sangrado, son síntomas de otras enfermedades comunes.

Por ejemplo, un doctor puede diagnosticar sangre en la orina como un síntoma de una infección del tracto urinario, una infección del riñón o piedras renales en vez de cáncer de próstata femenino.

Otros síntomas que podrían aparecer:

Esta sintomatología puede estar relacionada con otras condiciones no cancerígenas de la próstata femenina como:

Quistes

Los quistes se pueden formar en las glándulas de Skene y pueden desarrollarse a cualquier edad. Cuando no derivan en mayores complicaciones pueden ser quitados por un doctor.

Infecciones

Son muchas las infecciones que pueden producirse en el tracto urinario. Para un médico, es fácil confundir la prostatitis femenina con una infección de la uretra. Algunos estudios, sin embargo, indican que puede ser una infección de las glándulas de Skene. El informe también añade que una infección de esta área requiere un tratamiento totalmente diferente al de otras partes de la zona genital.

Adenofibroma

El adenofibroma se produce cuando algunos tejidos glandulares o fibrosos del cuerpo aumentan de tamaño. Uno de los síntomas del adenofibroma en las glándulas de Skene es el dolor a la hora de mantener relaciones sexuales.

Estas protuberancias no son cancerígenas y pueden eliminarse con cirugía.

Síndrome del ovario poliquístico

El síndrome del ovario poliquístico ocurre cuando las hormonas femeninas responsables de la reproducción no están en equilibrio. Un paciente con este síndrome puede tener un número más alto de lo normal de hormonas masculinas.

Ciertos estudios inician que las glándulas de Skene tiene un tamaño superior a la media en alguien con síndrome del ovario poliquístico, además de tener niveles de PSA más altos.

Si tienes algunos de los síntomas que hemos mencionado anteriormente, acude a tu médico de confianza. En seguros AFEMEFA contamos con los mejores médicos y especialistas para cuidar de tu salud.