Comer saludable en Navidad

Consejos para comer saludable en Navidad

Se acerca ya la Navidad, esa época esperada por la mayoría de nosotros, llenas de días en los que nos juntamos con nuestros seres más queridos y donde parece que por nos damos una tregua y todos intentamos ser un poco mejores y más amables con los que nos rodean. Unas celebraciones que, en su mayoría, transcurren en torno a una mesa, ya sea en casa en las fechas más señaladas o en un restaurante, con las cenas y comidas de empresa o con los amigos.

En medio de tantos buenos deseos, estos atracones de comida no resultan nada buenos para nuestra salud, tanto si estamos intentando perder peso o mejorar nuestra figura, como si simplemente llevamos una dieta saludable para tratar o prevenir problemas cardiovasculares, de obesidad o de cualquier otro tipo.

Comer saludable en Navidad

Si no quieres terminar la Navidad con unos kilos de más, o con miedo a hacerte unos análisis, es bueno que te prepares una estrategia para disfrutar de las fiestas sin pasarte con la comida. A fin de cuentas, lo último que pretenderás es tirar por la borda los beneficios de los hábitos saludables que llevas siguiendo todo el año en tan solo un par de semanas ¿no?

A continuación te damos unos sencillos consejos que te ayudarán a controlar lo que comes sin apenas darte cuenta:

1. Bebe agua

La hidratación es esencial para el éxito de las dietas y los programas de alimentación saludable. Beber agua nos ayuda a eliminar toxinas del cuerpo y a rehidratarnos. Además, beber agua llena tu estómago, así que tendrás menos hambre en general. Toma un vaso de agua antes de sentarte a la mesa a comer y bebe al menos otro durante la comida para llenar tu estómago y ayudarte a no excederte demasiado.

2. Controla las porciones

En estas fechas, muchas comidas se organizan en una suerte de buffet, con la mesa llena de diferentes platos, a cada cual más tentador y, generalmente, poco saludable. Aunque es muy tentador cargar tu plato hasta arriba o, aún peor, ir picando un poco de cada fuente, te aconsejamos que te acostumbres a controlar las porciones, usando un plato pequeño y llenando la mitad del plato que contenga más vegetales o menos grasa.  La otra mitad puedes completarla a tu gusto, y procura no rellenar.

3. Selecciona lo que comes

No todo lo que hay en la mesa tiene por qué ser necesariamente poco saludable, así que dedica 1 minuto antes de servirte a seleccionar aquello que te guste y que sea más saludable. No es necesario que comas de todo lo que haya, así que se inteligente y deja de lado aquello que no te guste especialmente. Por último, ten cuidado con lo postres. Si eres de los de “no voy a comer mucho ahora porque me reservo para el postre”, te aconsejamos que deseches esa estrategia: una cosa no va a compensar la otra. Si puedes, procura preparar postres caseros que incluyan fruta. Son ideales las macedonias, los yogures con frutas o las tartas de zanahoria. Y, por supuesto, sírvete una cantidad razonable y procura no repetir.

4. Los picoteos

Otro clásico en las navidades son los platitos y bandejas distribuidos permanentemente por la casa y a demanda, llenos de turrones, peladillas, frutos secos, pastas, etc. Si bien no tienen por qué ser negativos para la salud, el exceso, como en todo, no es bueno, sobre todo cuando ya hemos comido demasiado en la mesa. Por eso, si estás en tu casa, procura no tenerlo siempre a mano, y si estás en casa ajena, procura no sentarte demasiado cerca de la tentación.

5. No te saltes comidas

Nunca llegues con hambre a una comida o cena de Navidad. A menudo, la gente intenta “ahorra calorías” durante el día, pensando que su estómago es un banco. Este comportamiento es un error, porque provoca que comas con más ganas tanto los aperitivos como cuando finalmente te sientas a la mesa. Procura hacer un desayuno saludable por la mañana y come durante el día comidas que puedan llenarte, como sopas, frutas ricas en fibra y vegetales.

 

Y por último, una vez que tengas preparada tu estrategia y te mentalices para tratar de pasar por estas fechas de la forma más sana posible, no olvides de disfrutar y no te preocupes en exceso si un día se te va un poco la mano. A fin de cuentas, ¡es Navidad!

 

Molusco contagioso en niños

Molusco contagioso en niños

El molusco contagioso es una infección de la piel causado por el virus Molluscum contagiosum, y produce unos pequeños bultitos, similares a granitos, en las capas superficiales de la piel. Los moluscos en niños son más frecuentes que en adultos, aunque pueden contraerse a cualquier edad.

Los granitos son generalmente indoloros y desaparecen por si mismos, generalmente sin dejar rastro. El tiempo que dura la infección varía de una persona a otra, pero pueden durar desde unos meses hasta varios años.

Síntomas de los moluscos contagiosos

Afemefa SaludSi tu hijo entra en contacto con el virus del molusco contagioso, puede que no se produzca ningún síntoma hasta varias semanas o meses después, ya que el período medio de incubación del virus es de 2 a 7 semanas.

El principal síntoma es la aparición de pequeños bultitos o granitos, generalmente agrupados, pero indoloros. Los granitos son muy pequeños, parecidos a pequeñas espinillas, brillantes y lisos. Pueden tener un tamaño entre 1 y 5 mm de diametro y aparecer prácticamente en cualquier lugar del cuerpo.

En el caso de personas con un sistema inmune debilitado, los síntomas del molusco contagioso pueden ser más agresivos, con lesiones de hasta 15 mm y más resistentes a los tratamientos.

Causas del molusco contagioso en niños

El molusco contagioso se da con más frecuencia en niños, que pueden contraer el virus al tocar la piel de otro niño infectado, generalmente durante el juego normal entre niños. También es frecuente que puedan contraerlo en piscinas o vestuarios. El virus puede sobrevivir en objetos que han sido tocados por otro niño infectado, como ropa, juguetes o toallas, lo que hace que sea más fácil contagiarse entre niños.

En estas condiciones, las personas con mayor riesgo de infección por molusco contagioso son:

  • niños hasta 10-12 años
  • personas con sistema inmunológico debilitado
  • personas con dermatitis atópica
  • personas que por su actividad tienen contacto piel a piel con otras personas

También es importante hacer notar que cuando una persona adquiere el virus, puede propagarlo por su propio cuerpo, simplemente por el contacto entre unas partes y otras del cuerpo o a través de la ropa u otros objetos, por lo que es muy importante intentar que los niños no se toquen los granitos para no empeorar el contagio.

Tratamiento del molusco contagioso

Generalmente, en personas sanas, no es necesario ningún tratamiento para las lesiones causadas por el molusco contagioso, que desaparecerán por si mismas con el tiempo. Es común, no obstante, que si acudimos al médico porque estamos preocupados por los granitos de los niños nos pueda recetar algún tipo de solución cutánea con efecto cauterizante, aunque muchos profesionales prefieren no aplicar ningún medicamento y esperar a que la infección desaparezca por si misma, procurando que el niño no se toque ni frote los granos para evitar extender la infección.

La mejor forma para evitar expandir la infección, o que otras personas cercanas la contraigan, es evitar tocal la piel infectada. Estas sugerencias pueden ser útiles:

  • Procura que los niños se laven frecuente y correctamente las manos con agua y jabón.
  • Evita que compartan artículos personales, como ropa, toallas, etc.
  • Trata de que los niños no se toquen las zonas de la piel con presencia de moluscos.
  • En la medida de lo posible, intenta que las zonas infectadas estén limpias y cubiertas para evitar la propagación.

 

En todo caso, si tienes dudas de aconsejamos que acudas a tu médico de cabecera o al dermatólogo, que realizará un diagnóstico preciso para saber si realmente se trata de moluscos y evaluará la necesidad o no de realizar un tratamiento. Consulta el cuadro médico de seguros AFEMEFA para encontrar un dermatólogo en Madrid o Valladolid.

 

Síntomas de la premenopausia

Primeros síntomas de la premenopausia

Los primeros síntomas de la premenopausia aparecen en la mujer en torno a los 40-45 años, pero ¿qué es exactamente la premenopausia? Se considera que existe menopausia cuando la mujer tiene 12 meses continuados sin el período y aparece, de media, en torno a los 50 años. Esto significa que, para la mayoría de las mujeres, la menopausia se alcanza entre los 45 y los 55 años. Sin embargo, la llegada de la menopausia no es repentina, y puede que experimentes distintos cambios durante algunos años antes de que tu ciclo menstrual se detenga definitivamente: es lo que se conoce como premenopausia.

Síntomas de la premenopausia

La premenopausia está ocasionada por la disminución en la producción de ciertas hormonas, principalmente los estrógenos y la progesterona. En este período los niveles hormonales comienzan a variar, y pueden producir cambios en tus ciclos menstruales, haciéndolos más suaves y cortos o más fuertes y prolongados, pero en general, distintos a como eran hasta ese momento.

Durante la premenopausia puedes empezar a notar distintos cambios a nivel físico, fisiológico y emocional. Los principales síntomas de la premenopausia son:

  • Sofocos.
  • Dificultades para dormir.
  • Problemas para mantener relaciones sexuales debido a una disminución de la lubricación vaginal.
  • Mayor propensión a infecciones vaginales.
  • Pérdida de masa ósea.
  • Problemas cardiovasculares debidos a un incremento del colesterol malo, disminución de la elasticidad de las arterias o mayor acumulación de grasa.
  • Inestabilidad emocional, generalmente derivados del estrés o la falta de sueño: cambios de humor, irritabilidad, depresión, etc.
  • Mayor acumulación de grasa abdominal, que genera problemas a nivel estético, pero también aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes o cáncer.
  • Síntomas estéticos, como la caída de los pechos o la acumulación de grasa abdominal.

Además de estos síntomas asociados con la premenopausia, tienes que tener en cuenta que a partir de los 40 existen otros riesgos para la salud general de las mujeres, como pueden ser:

Afrontar la premenopausia

A partir de los 40 son muchas las amenazas para la salud de las mujeres. Sin embargo, con información y prevención, y adaptando tus hábitos de vida hacia un estilo más saludable, puedes afrontar esta etapa de tu vida con salud y en plenas condiciones para disfrutar de unos años que pueden ser sin duda algunos de los mejores de tu vida.

Ante cualquier síntoma de premenopausia, consulta con tu médico. Él es el más adecuado para evaluar tu situación así como los riesgos derivados de tus antecedentes personales y familiares, y podrá aconsejarte sobre las medidas a adoptar y los hábitos de vida que debes modificar. Una alimentación saludable, mantener un ejercicio físico adecuado y establecer pautas de conducta que mejoren tu confianza y autoestima son algunas de las recomendaciones que te ayudarán a superar con éxito esta etapa.

 

eBook Salud mujer 40

 

Indicadores de salud cardiovascular

5 indicadores que pueden predecir el riesgo cardiovascular

Según un reciente estudio del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC), cinco indicadores de salud básicos pueden servir para evaluar y predecir en personas sanas el riesgo de sufrir daños en el corazón derivado de la aterosclerosis subclínica (depósitos grasos en el interior de las arterias sin síntomas). Este estudio, realizado por un equipo español liderado por el Dr. Valentín Fuster, Director General del CNIC, proporciona una herramienta muy útil para la evaluación del riesgo de problemas coronarios ya que, a diferencia de otros métodos, no necesita de un análisis de sangre para su cálculo.

Predecir riesgos para el corazón de manera sencilla

El estudio demuestra que el denominado índice Fuster-BEWAT, una herramienta sencilla basada en cinco indicadores de salud cardiovascular, tiene la misma eficacia a la hora de predecir la presencia y extensión de la aterosclerosis subclínica en individuos de mediana edad sanos que el ICHS, la herramienta más común usada en la actualidad que incluye además valores de colesterol y glucosa, y precisa por tanto de un análisis de sangre.

Los cinco indicadores del método Fuster-BEWAT son:

  • Presión arterial
  • Actividad física
  • Índice de masa corporal (IMC)
  • Consumo de fruta y verdura
  • Consumo de tabaco

El estudio realizado demuestra que tanto el ICHS como el índice Fuster-BEWAT son capaces de predecir con similar exactitud la presencia de placas de ateroma, la cantidad de calcio en las arterias coronarias y el número de territorios afectados. Según indica el equipo investigador, el método no es 100% fiable, pero está muy, muy cerca de serlo.

El índice Fuster-BEWAT en la práctica

Cada uno de los cinco indicadores se clasifica como pobre, intermedio o ideal. Para alcanzar un estado ideal en cada uno de los factores, necesitas tener:

  • Una presión arterial por debajo de 120/80
  • Un índice de masa corporal por debajo de 25 (calcula tu índice de masa corporal).
  • Comer mas de 4 piezas de fruta y vegetales al día.
  • Hacer un ejercicio moderado de más de 150 minutos a la semana, o ejercicio intenso por más de 75 minutos.
  • No haber fumado al menos en el último año.

Para la realización del estudio se hizo un seguimiento de cerca de 4.000 individuos (hombres y mujeres) con un trabajo sedentario en Madrid, con edades entre 40 y 54 años y sin ninguna enfermedad coronaria conocida. Los investigadores descubrieron que sólo el 6.5% de los hombres y mujeres analizados cumplían con el estado ideal para todos los factores.

Ventajas de este método

La eliminación de la necesidad de realizar análisis de sangre para evaluar el riesgo cardiovascular puede suponer una ventaja en regiones o situaciones con recursos sanitarios limitados. Es por tanto una opción más práctica y económica para la promoción de la salud cardiovascular, pero no sólo eso, si no que también es posible utilizarlo para la educación en entornos no sanitarios, como escuelas, institutos o universidades, o incluso como herramienta para fomentar la adopción de hábitos saludables, ya que permite concienciar a los individuos de los beneficios directos que supone un cambio de estilo de vida.

Según palabras del propio Dr. Valentín Fuster, “la contribución al conocimiento científico y a la salud de la población en general de este estudio es de un valor incalculable”.

 

eBook Salud mujer 40

 

Mujer de 40 años en el médico

8 preguntas que hacer a tu médico al cumplir los 40

Aunque cada mujer es diferente, entre los 40 y los 50 años se producen una serie de cambios en su cuerpo que pueden tener una incidencia directa sobre su salud física y emocional. Estos cambios vienen determinados principalmente por la menopausia, cuyos síntomas se dejan notar incluso antes de manifestarse completamente en el momento de la retirada del período. Además, no tenemos que olvidar otros problemas relacionados con la edad que afectan a hombres y mujeres por igual y que también conviene empezar a vigilar.

Para afrontar esta transición con la mayor seguridad, la prevención y el control son imprescindibles. Aprovecha tu próxima visita al centro de salud o tu próxima revisión para hablar con tu médico de cualquier cambio que notes en tu cuerpo o en tu estado de ánimo y él te aconsejará y te dará pautas para mantener tu salud a prueba de los años.

8 cuestiones que deberías revisar con tu médico a los 40

1. ¿Cómo puedo mejorar mis hábitos de alimentación? ¿Necesito variar mi dieta en esta etapa de mi vida?

A partir de los 40 deberías pensar en comer menos. Tu metabolismo comienza a ralentizarse y necesitas aportar menos calorías a tu dieta para realizar tus funciones. El médico puede ayudarte a establecer una dieta y unos hábitos saludables para esta nueva etapa de tu vida.

2. ¿Qué chequeos médicos conviene que realice en función de mi historial personal y familiar?

Todas las personas deberíamos tener un historial familiar preparado para compartir con el médico, ya que muchas de las enfermedades y patologías que podemos sufrir pueden tener un carácter hereditario. En el caso de las mujeres es si cabe aún más importante, ya que muchos de los problemas de salud propios del sexo femenino pueden encontrarse en los antecedentes familiares.

3. ¿Tengo riesgo de osteoporosis? ¿Cómo puedo prevenirla?

Aunque la osteoporosis no suele aparecer hasta pasados los 50, en caso de antecedentes familiares conviene que consultes a tu médico por si cree conveniente realizar alguna prueba o establecer algunas pautas para la prevención de problemas derivados de esta patología.

4. Si empiezas a tener síntomas premenopaúsicos, como sofocos o dificultades para dormir, consulta por tratamientos hormonales o de otro tipo que te ayuden.

Si bien la edad media del comienzo de la menopausia se sitúa en torno a los 50 años, esto quiere decir que, mientras para algunas mujeres se da a los 55, para muchas sucede alrededor de los 45. Esto sin contar que antes de ese momento ya puedes empezar a experimentar cambios hasta que finalmente tu ciclo menstrual se detiene. Si notas cualquier síntoma relacionado con la menopausia, coméntalo con tu médico.

5. ¿Qué tipo de consejos puedo seguir para ayudar a reducir los signos de la edad?

El aspecto físico y la imagen personal también pueden afectar a la salud emocional, así que no tengas reparo en consultar con tu médico cualquier duda que tengas relacionada con los primeros signos de envejecimiento, como pueden ser la aparición de arrugas, manchas o problemas capilares.

6. ¿Cómo puedo realizarme yo misma una exploración de mamas?

Probablemente a estas alturas tu médico ya te ha explicado como hacerte una autoexploración de mamas, pero si aún no lo ha hecho, o no estás segura de si lo estás haciendo bien, es el momento de sacar el tema en la consulta. Recuerda que un diagnóstico precoz puede salvarte la vida ante un cáncer de mama.

7. Cuestiones relacionadas con tu vida sexual, como el uso de anticonceptivos o los riesgos de un embarazo a partir de los 40.

El sexo es una parte importante de tu vida y, a partir de los 40 y al acercarte a la menopausia puedes sufrir cambios físicos y mentales sobre los que tu médico podrá aconsejarte. Del mismo modo, comenta con tu médico si tienes intención de quedarte embarazada para evaluar los riesgos, o por el contrario, si usas anticonceptivos, habla con él antes de cambiar de método o abandonar las precauciones.

8. Cualquier síntoma de ansiedad o depresión.

Los cambios hormonales y las circunstancias personales y sociales de tu entorno pueden tener más incidencia en estos años a la hora de producir cuadros de ansiedad y depresión. Consulta con tu médico si notas cambios de carácter, tristeza continuada o pensamientos negativos contínuos para que te derive al especialista si lo cree conveniente.

 

eBook Salud mujer 40

 

Cistitis

¿QUÉ ES LA CISTITIS? SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

La cistitis es una inflamación de la mucosa de la vejiga que provoca una incomoda necesidad de orinar continuamente y con dolor. Afecta en mayor medida a las mujeres y debe tratarse correctamente para evitar que se repita cíclicamente o incluso que llegue a cronificarse o extenderse al aparato genital y a los riñones, convirtiéndose en un problema grave para la salud.

En la mayoría de los casos está causada por una infección bacteriana contraída a través de la parte inferior de las vías urinarias (la uretra o el pene). En casos menos frecuentes, la cistitis puede aparecer como una reacción a fármacos, radioterapia y otros agentes externos, o como una complicación de otra enfermedad.

Estadísticamente, un tercio de la población de mujeres adultas sufrirán una cistitis al menos una vez en su vida, con una incidencia mayor a medida que avanza la edad, debido a los efectos de la menopausia, en particular la deficiencia de estrógenos y el desplazamiento de los órganos pélvicos. La cistitis también puede afectar a los hombres y niños, aunque es menos común.

SÍNTOMAS DE LA CISTITIS

La cistitis puede presentar síntomas muy diversos que pueden hacer difícil su diagnóstico. Algún síntomas comunes que pueden alertar de una posible cistitis son:

  • Necesidad constante de orinar.
  • Dificultad y sensación de ardor al orinar.
  • Orinar frecuentemente y poca cantidad.
  • Orina turbia o con mal olor.
  • Presencia de pus o sangre en la orina.
  • Dolor pélvico.
  • Ardor de estómago.
  • Sensación de presión en la parte baja del abdomen.
  • Décimas de fiebre.

En el caso de niños pequeños, si se producen episodios en los que el niño se repasa durante el día, hay que descartar que no se deba a una infección de las vías urinarias.

En verano aumenta la probabilidad de contraer cistitis debido a la mayor sudoración y los baños en piscinas y playas, que favorecen la humedad de la zona genital y la proliferación de microorganismos causantes de la infección.

TRATAMIENTO DE LA CISTITIS

Como siempre aconsejamos en AFEMEFA, lo primero que debemos hacer en caso de que notemos alguno de estos síntomas es acudir al médico de cabecera para que confirme o descarte la presencia de la enfermedad. Para ello, además de analizar los signos y los síntomas, así como la historia clínica del paciente, el médico puede prescribir distintas pruebas y análisis, como análisis de orina, cistoscopia o incluso, en determinados casos, pruebas por imagen, como radiografías o ecografías.

El tratamiento general de la cistitis causada por infección bacteriana se realiza con antibióticos. Si no se debiera a una infección, el tratamiento dependerá del origen del problema. En el tratamiento con antibióticos, es posible que los síntomas mejoren significativamente de manera muy rápida. Sin embargo, recuerda realizar el tratamiento completo recetado por tu médico para evitar recaídas o empeoramiento de la enfermedad.

En el caso de infecciones recurrentes, el médico puede recetarte un tratamiento más largo de antibióticos o derivarte al especialista para realizar una evaluación y descartar otras anomalías que puedan estar causando las infecciones.

PREVENCIÓN DE LA CISTITIS

Los médicos recomiendan seguir algunas pautas de cuidado personal para evitar en lo posible contraer infecciones:

  • Beber mucho agua.
  • Orinar con frecuencia, procurando no contener demasiado las ganas cuando se siente necesidad.
  • Lavarse de adelante hacia atrás después de hacer las deposiciones, para evitar que las bacterias fecales se extiendan a la vagina y la uretra.
  • Procurar ducharse en lugar de bañarse.
  • Vaciar la vejiga lo antes posible después de mantener relaciones sexuales.
  • No utilizar productos cosméticos en la zona genital. Para la higiene íntima, procurar no utilizar jabones fuertes.

 

La cistitis generalmente es una enfermedad molesta y dolorosa pero que remite en pocos días siguiendo un tratamiento adecuado. Consulta a tu médico en caso de duda y sigue las pautas indicadas para reducir el riesgo de contraerla.

 

 

Turismo saludable en Madrid

4 FORMAS DE TURISMO SALUDABLE EN MADRID

A menudo nos quejamos de lo difícil que es poder hacer actividades saludables en una gran ciudad como Madrid. Sin embargo, si realmente tenemos interés descubriremos que la ciudad nos ofrece muchas opciones interesantes para poner nuestro cuerpo en marcha.

En este artículo vamos a hablar de cuatro opciones para ver Madrid desde un punto de vista diferente y, sobre todo, más activo y saludable. Tanto si estás de visita haciendo turismo como si vives en Madrid y quieres vivir una experiencia diferente, estate atento a estas alternativas.

1. MADRID CORRIENDO

Con el auge del running, era extraño que alguien no pensara en poder ofrecer rutas turísticas por Madrid a la carrera. Este tipo de actividades comenzó en grandes capitales como Londres o Nueva York, pero desde hace años podemos disfrutar también de ellas en Madrid. La idea es integrar el turismo y la cultura con el deporte, facilitando a los turistas o incluso a los propios madrileños una forma diferente de conocer la ciudad a la vez que practicamos nuestra actividad favorita.

Uno de los pioneros en ofrecer estos servicios en Madrid es Madrid Running Tours. Esta empresa fue creada por John Girardin, madrileño de padres norteamericanos y entrenador personal con veinte años de experiencia. Esta empresa organiza actividades de running en la ciudad, tanto para turistas, a través de diferentes rutas que pueden verse en su página web, como para profesionales de paso en Madrid, a los que organizan actividades personalizadas.

Habitualmente estos servicios incluyen un guía experimentado que se adapta al ritmo de los grupos y va realizando la ruta a la vez que explica los diferentes puntos de interés por los que transcurre el recorrido, haciendo las oportunas paradas para poder hacer fotos de la ciudad.

Otras empresas que ofrecen estos servicios son Madrid Outdoor Sports, o incluso opciones más modestas como Madrid To Run, que realizan los recorridos a cambio de una aportación voluntaria.

2. MADRID EN BICI

Un clásico entre los que quieren hacer turismo de un modo diferente. Las rutas en bicicleta ofrecen una experiencia divertida, original y ecológica. Muchos hoteles ofrecen ya un servicio de alquiler de bicicletas a sus huéspedes para que puedan desplazarse por la ciudad de manera autónoma. Por otro lado, los tours organizados tienen la ventaja de contar con un guía que nos ayudará a desplazarnos por las calles más cómodas y seguras para la bici sin que nos perdamos ningún punto interesante de la ciudad.

Se puede disfrutar de estas rutas en bicicleta desde 25€ por un recorrido de 3 horas en trixi.com o por 35€ con bravobike.com, dos de las empresas mejor valoradas por los usuarios que han realizado este tipo de actividad en Madrid.

3. MADRID EN SEGWAY

El segway es el último boom para turistas o para cualquiera que quiera probar un modo de transporte diferente en la ciudad. Actualmente hay decenas de empresas que ofrecen servicios de alquiler o rutas guiadas por la ciudad montados en segway. La ventaja de las rutas guiadas es que generalmente incluyen un entrenamiento previo para que todos los participantes adquieran el dominio del aparato y puedan mantener el equilibrio sin dificultad. Para montar en segway no es necesaria ninguna condición física o habilidad especial, y es también apto para niños a partir de 8 años (en función de la empresa que elijamos). Eso sí, por seguridad, como en la bici, es necesario llevar casco de protección.

Se pueden hacer rutas urbanas para descubrir los principales puntos turísticos y monumentos de la ciudad, o circuitos más naturales, por ejemplo por Madrid Río.

Algunas de las empresas que ofrecen estos servicios son Segway Trip Madrid, Madrid Segway, Segway Travel Madrid o Segwayfun.

4. MADRID ANDANDO

Esta es la opción más clásica pero no por ello deja de ser también muy práctica y saludable. Caminar es una actividad muy recomendada para todo el mundo, sea cual sea su edad, y si lo hacemos disfrutando de las atracciones y la cultura de Madrid, mucho mejor. Eso sí, no abuses de las tapas o el esfuerzo será en vano.

 

Ahora ya no tienes excusa. Ponte las zapatillas, súbete a la bici o monta en el segway, y disfruta de Madrid a la vez que haces deporte y te mantienes en forma.

 

Hábitos saludables para niños

CAMPAÑA DE HÁBITOS SALUDABLES PARA NIÑOS

La AECOSAN (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición) acaba de lanzar una campaña con la que pretende transmitir a las mujeres embarazadas, madres, padres, entorno familiar y social y profesionales sanitarios, información y recomendaciones para proporcionar a los niños unos hábitos de vida saludables durante el embarazo y los dos primeros años de vida.

¿Por qué es importante mantener hábitos saludables en los primeros años de vida?

El último informe ALADINO de 2.015, realizado en más de 10.000 niños y niñas de 6 a 9 años en España, alerta de que, a pesar de que hay una mejora respecto a estudios anteriores, más de un 40% de la población infantil tiene sobrepeso. De ellos, alrededor de un 18% presenta obesidad.

Para tratar de evitar estos problemas, la campaña de AECOSAN pretende fomentar unos hábitos saludables durante los 1.000 primeros días de vida del niño, que influirán de manera decisiva en su salud posterior. Este período incluye el embarazo y los 2 primeros años de vida del bebé, incluyendo la lactancia, y constituye una etapa clave para empezar a prevenir la obesidad y otras enfermedades. Algunos estudios demuestran que algunos de los efectos positivos logrados en esta etapa pueden perdura durante la vida adulta de la persona.

En este cometido, la importancia y la labor del entorno familiar, laboral, social y médico son claves para que las madres y padres puedan lograr el objetivo de proporcionar unos hábitos adecuados al bebé.

El programa se divide en tres etapas: embarazo, primer año y segundo año

Hábitos saludables durante el embarazo

Las principales recomendaciones para la mujer embarazada son:

Primer año de vida

Es una etapa marcada por la lactancia y el primero contacto del bebé con los alimentos. El plan recomienda las siguientes pautas:

  • Lactancia materna exclusiva durante 6 meses, siempre que sea posible. La lactancia aporta defensas al bebé y reduce el riesgo de enfermedades y obesidad, al tiempo que ayuda también a la madre a reducir el riesgo de patologías como el cáncer de ovario, el cancer de mama o la diabetes tipo 2.
  • Si es necesario aportar otros alimentos durante el período de lactancia, hacerlo siempre bajo el control y supervisión del pediatra.
  • La OMS recomienda mantener la lactancia, complementada con otros alimentos, hasta los 2 años de edad o más.
  • A partir de los 6 meses, seguir los consejos del pediatra para empezar a incorporar otros alimentos.

Segundo año de vida

En esta última etapa de este período de 1.000 días es cuando el bebé empieza a adquirir los hábitos personales y de alimentación que le acompañarán el resto de su vida.

  • Es importante incorporar al bebé a la mesa familiar.
  • Empezar a realizar actividades de ocio activo, en los que participe de manera acorde a su edad.

 

Ya sabes, si estás embarazada o tienes un bebé en casa, seguir unos hábitos saludables ahora puede favorecer la salud y el desarrollo futuros de tu hijo. Y si tienes dudas, consulta con cualquiera de los especialistas en obstetricia, matronas o pediatras que puedes encontrar en el cuadro médico de AFEMEFA.

 

¿Por qué no me viene la regla?

¿POR QUÉ NO ME VIENE LA REGLA?

La amenorrea es la ausencia de menstruación (uno o más períodos menstruales). Las mujeres que no han tenido la regla durante al menos tres períodos menstruales tienen amenorrea, así como las chicas a las que aún no les ha venido la regla a los 15 años.

Las causas más habituales de amenorrea son el embarazo, la lactancia o la menopausia, pero hay otras causas relacionadas con problemas de los órganos reproductivos o con las glándulas que regulan la secrección de hormonas.

Síntomas de la amenorrea

El principal síntoma es la ausencia de menstruación durante varios meses, pero en función del tipo de amenorrea, puedes tener otro síntomas, tales como:

  • Pérdida de pelo.
  • Dolores de cabeza.
  • Exceso de pelo facial.
  • Dolor pélvico.
  • Acné.
  • Problemas de visión.
  • Goteo de leche materna.

Estáte atenta a estos síntomas para comentarlos con tu médico en caso de que tengas que acudir para consultarle tu problema.

¿Por qué no me viene la regla? Causas más habituales.

Como hemos comentado, algunas de las causas más habituales de la amenorrea son normales durante la vida de la mujer y no necesitan tratamiento, mientras que otras pueden ser señal de un problema médico o con alguna medicación.

De manera natural, la amenorrea puede deberse a cuestiones naturales, tales como el embarazo, la lactancia o la menopausia.

Los anticonceptivos son otra causa común de pérdida de la regla, incluso durante un tiempo después de tomarlos. También pueden causar amenorrea algunos tipos de dispositivos intrauterinos. Otro tipo de medicamentos que pueden provocar la falta de menstruación son los relacionados con tratamiento de cáncer con quimioterapia, antidepresivos, tratamientos para la tensión o medicación para las alergías.

Los problemas hormonales también pueden causar amenorrea. Estos problemas pueden derivarse de distintas enfermedades, como los ovarios poliquísticos, problemas de tiroides o en la glándula pituitaria, así como de una menopausia precoz.

Existen otras causas debidas a problemas estructurales de los órganos sexuales femeninos que pueden causar amenorrea, como la falta de órganos reproductivos, problemas en la vagina o en el útero, etc.

Por último, no deben descartarse otras posibles causas relacionadas con el modo de vida. Un peso excesivamente bajo, el exceso de ejercicio o el estrés pueden también causar amenorrea.

Tratamiento de la amenorrea

Es importante acudir a tu médico en caso de que te falte la regla durante 2 o más períodos (salvo en el caso de un embarazo confirmado o durante la lactancia), para determinar si existe un problema médico y poder tratarlo a tiempo. Ten en cuenta además que la amenorrea puede dar lugar a complicaciones que incluyen problemas de infertilidad u osteoporosis.

Lógicamente, la amenorrea debe tratarse en función de la causa que la provoca. Acude a tu médico para exponerle tu caso y determinar las causas y el tratamiento más adecuado para tu problema.

 

Primeros síntomas de la ELA

PRIMEROS SÍNTOMAS DE LA ELA

La ELA era una enfermedad poco conocida hasta que hace 3 años se lanzó una campaña a nivel internacional para darle visibilidad. El famoso reto del cubo de agua helada puso de relieve la situación de muchas personas que padecen esta enfermedad y permitió recaudar millones de euros destinados a la investigación. Detectar la enfermedad no siempre es sencillo y por eso es importante que permanezcamos atentos a los primeros síntomas de la ELA.

¿Qué es la ELA?

La Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) es una enfermedad neurodegenerativa que afecta a las neuronas motoras del cerebro y la médula espinal, encargadas de transmitir la orden del movimiento voluntario a los músculos. A medida que la enfermedad avanza, estas neuronas van disminuyendo progresivamente su funcionamiento hasta que terminan muriendo, lo que provoca primero atrofia muscular y finalmente parálisis.

Además de las funciones motoras, otras como la deglución, la respiración y la capacidad del habla también se ven afectadas, lo que agrava aún más la situación de los enfermos de ELA.

Se trata de una enfermedad que afecta principalmente a adultos de entre 40 y 70 años, aunque también se están dando casos en personas más jóvenes, y es más frecuente entre los hombres que entre las mujeres. Es considerada una enfermedad rara porque todavía tiene una baja incidencia, a pesar de cada año se diagnostican unos 900 nuevos casos solo en España.

Por el momento se desconocen las causas de la esclerosis lateral amiotrófica ni tampoco existe una cura para ella. A pesar de ello, en los últimos años se han intensificado las investigaciones y al menos se han conseguido desarrollar tratamientos que consiguen retardar su progresión y que ayudan a aliviar los síntomas y a mejorar la calidad de vida de los enfermos.

¿Cómo detectar los primeros síntomas de la ELA?

Una de las características de la enfermedad es que tanto los primeros síntomas de la ELA como su progresión varían completamente entre una persona y otra. A pesar de ello, existen algunos síntomas que pueden ayudarnos a detectarla:

  • Dificultades para caminar o correr.
  • Pérdida de fuerza en alguna de las extremidades.
  • Calambres frecuentes y dolorosos.
  • Tropezarse más de lo normal.
  • Falta de coordinación a la hora de escribir o de realizar otras tareas cotidianas con las manos.
  • Problemas para masticar, deglutir o incluso respirar.
  • Trabarse al intentar hablar.

Una detección precoz de la ELA puede ser importante para frenar su progresión y mejorar la calidad de vida del enfermo, por lo que ante cualquier sospecha debemos acudir lo antes posible al especialista. Él se encargará de realizar las pruebas pertinentes para poder emitir un diagnóstico y poder iniciar el tratamiento más adecuado para cada caso.