Hábitos saludables para niños

CAMPAÑA DE HÁBITOS SALUDABLES PARA NIÑOS

La AECOSAN (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición) acaba de lanzar una campaña con la que pretende transmitir a las mujeres embarazadas, madres, padres, entorno familiar y social y profesionales sanitarios, información y recomendaciones para proporcionar a los niños unos hábitos de vida saludables durante el embarazo y los dos primeros años de vida.

¿Por qué es importante mantener hábitos saludables en los primeros años de vida?

El último informe ALADINO de 2.015, realizado en más de 10.000 niños y niñas de 6 a 9 años en España, alerta de que, a pesar de que hay una mejora respecto a estudios anteriores, más de un 40% de la población infantil tiene sobrepeso. De ellos, alrededor de un 18% presenta obesidad.

Para tratar de evitar estos problemas, la campaña de AECOSAN pretende fomentar unos hábitos saludables durante los 1.000 primeros días de vida del niño, que influirán de manera decisiva en su salud posterior. Este período incluye el embarazo y los 2 primeros años de vida del bebé, incluyendo la lactancia, y constituye una etapa clave para empezar a prevenir la obesidad y otras enfermedades. Algunos estudios demuestran que algunos de los efectos positivos logrados en esta etapa pueden perdura durante la vida adulta de la persona.

En este cometido, la importancia y la labor del entorno familiar, laboral, social y médico son claves para que las madres y padres puedan lograr el objetivo de proporcionar unos hábitos adecuados al bebé.

El programa se divide en tres etapas: embarazo, primer año y segundo año

Hábitos saludables durante el embarazo

Las principales recomendaciones para la mujer embarazada son:

Primer año de vida

Es una etapa marcada por la lactancia y el primero contacto del bebé con los alimentos. El plan recomienda las siguientes pautas:

  • Lactancia materna exclusiva durante 6 meses, siempre que sea posible. La lactancia aporta defensas al bebé y reduce el riesgo de enfermedades y obesidad, al tiempo que ayuda también a la madre a reducir el riesgo de patologías como el cáncer de ovario, el cancer de mama o la diabetes tipo 2.
  • Si es necesario aportar otros alimentos durante el período de lactancia, hacerlo siempre bajo el control y supervisión del pediatra.
  • La OMS recomienda mantener la lactancia, complementada con otros alimentos, hasta los 2 años de edad o más.
  • A partir de los 6 meses, seguir los consejos del pediatra para empezar a incorporar otros alimentos.

Segundo año de vida

En esta última etapa de este período de 1.000 días es cuando el bebé empieza a adquirir los hábitos personales y de alimentación que le acompañarán el resto de su vida.

  • Es importante incorporar al bebé a la mesa familiar.
  • Empezar a realizar actividades de ocio activo, en los que participe de manera acorde a su edad.

 

Ya sabes, si estás embarazada o tienes un bebé en casa, seguir unos hábitos saludables ahora puede favorecer la salud y el desarrollo futuros de tu hijo. Y si tienes dudas, consulta con cualquiera de los especialistas en obstetricia, matronas o pediatras que puedes encontrar en el cuadro médico de AFEMEFA.

 

¿Por qué no me viene la regla?

¿POR QUÉ NO ME VIENE LA REGLA?

La amenorrea es la ausencia de menstruación (uno o más períodos menstruales). Las mujeres que no han tenido la regla durante al menos tres períodos menstruales tienen amenorrea, así como las chicas a las que aún no les ha venido la regla a los 15 años.

Las causas más habituales de amenorrea son el embarazo, la lactancia o la menopausia, pero hay otras causas relacionadas con problemas de los órganos reproductivos o con las glándulas que regulan la secrección de hormonas.

Síntomas de la amenorrea

El principal síntoma es la ausencia de menstruación durante varios meses, pero en función del tipo de amenorrea, puedes tener otro síntomas, tales como:

  • Pérdida de pelo.
  • Dolores de cabeza.
  • Exceso de pelo facial.
  • Dolor pélvico.
  • Acné.
  • Problemas de visión.
  • Goteo de leche materna.

Estáte atenta a estos síntomas para comentarlos con tu médico en caso de que tengas que acudir para consultarle tu problema.

¿Por qué no me viene la regla? Causas más habituales.

Como hemos comentado, algunas de las causas más habituales de la amenorrea son normales durante la vida de la mujer y no necesitan tratamiento, mientras que otras pueden ser señal de un problema médico o con alguna medicación.

De manera natural, la amenorrea puede deberse a cuestiones naturales, tales como el embarazo, la lactancia o la menopausia.

Los anticonceptivos son otra causa común de pérdida de la regla, incluso durante un tiempo después de tomarlos. También pueden causar amenorrea algunos tipos de dispositivos intrauterinos. Otro tipo de medicamentos que pueden provocar la falta de menstruación son los relacionados con tratamiento de cáncer con quimioterapia, antidepresivos, tratamientos para la tensión o medicación para las alergías.

Los problemas hormonales también pueden causar amenorrea. Estos problemas pueden derivarse de distintas enfermedades, como los ovarios poliquísticos, problemas de tiroides o en la glándula pituitaria, así como de una menopausia precoz.

Existen otras causas debidas a problemas estructurales de los órganos sexuales femeninos que pueden causar amenorrea, como la falta de órganos reproductivos, problemas en la vagina o en el útero, etc.

Por último, no deben descartarse otras posibles causas relacionadas con el modo de vida. Un peso excesivamente bajo, el exceso de ejercicio o el estrés pueden también causar amenorrea.

Tratamiento de la amenorrea

Es importante acudir a tu médico en caso de que te falte la regla durante 2 o más períodos (salvo en el caso de un embarazo confirmado o durante la lactancia), para determinar si existe un problema médico y poder tratarlo a tiempo. Ten en cuenta además que la amenorrea puede dar lugar a complicaciones que incluyen problemas de infertilidad u osteoporosis.

Lógicamente, la amenorrea debe tratarse en función de la causa que la provoca. Acude a tu médico para exponerle tu caso y determinar las causas y el tratamiento más adecuado para tu problema.

 

Primeros síntomas de la ELA

PRIMEROS SÍNTOMAS DE LA ELA

La ELA era una enfermedad poco conocida hasta que hace 3 años se lanzó una campaña a nivel internacional para darle visibilidad. El famoso reto del cubo de agua helada puso de relieve la situación de muchas personas que padecen esta enfermedad y permitió recaudar millones de euros destinados a la investigación. Detectar la enfermedad no siempre es sencillo y por eso es importante que permanezcamos atentos a los primeros síntomas de la ELA.

¿Qué es la ELA?

La Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) es una enfermedad neurodegenerativa que afecta a las neuronas motoras del cerebro y la médula espinal, encargadas de transmitir la orden del movimiento voluntario a los músculos. A medida que la enfermedad avanza, estas neuronas van disminuyendo progresivamente su funcionamiento hasta que terminan muriendo, lo que provoca primero atrofia muscular y finalmente parálisis.

Además de las funciones motoras, otras como la deglución, la respiración y la capacidad del habla también se ven afectadas, lo que agrava aún más la situación de los enfermos de ELA.

Se trata de una enfermedad que afecta principalmente a adultos de entre 40 y 70 años, aunque también se están dando casos en personas más jóvenes, y es más frecuente entre los hombres que entre las mujeres. Es considerada una enfermedad rara porque todavía tiene una baja incidencia, a pesar de cada año se diagnostican unos 900 nuevos casos solo en España.

Por el momento se desconocen las causas de la esclerosis lateral amiotrófica ni tampoco existe una cura para ella. A pesar de ello, en los últimos años se han intensificado las investigaciones y al menos se han conseguido desarrollar tratamientos que consiguen retardar su progresión y que ayudan a aliviar los síntomas y a mejorar la calidad de vida de los enfermos.

¿Cómo detectar los primeros síntomas de la ELA?

Una de las características de la enfermedad es que tanto los primeros síntomas de la ELA como su progresión varían completamente entre una persona y otra. A pesar de ello, existen algunos síntomas que pueden ayudarnos a detectarla:

  • Dificultades para caminar o correr.
  • Pérdida de fuerza en alguna de las extremidades.
  • Calambres frecuentes y dolorosos.
  • Tropezarse más de lo normal.
  • Falta de coordinación a la hora de escribir o de realizar otras tareas cotidianas con las manos.
  • Problemas para masticar, deglutir o incluso respirar.
  • Trabarse al intentar hablar.

Una detección precoz de la ELA puede ser importante para frenar su progresión y mejorar la calidad de vida del enfermo, por lo que ante cualquier sospecha debemos acudir lo antes posible al especialista. Él se encargará de realizar las pruebas pertinentes para poder emitir un diagnóstico y poder iniciar el tratamiento más adecuado para cada caso.

 

Bebidas isotónicas: ¿son saludables?

BEBIDAS ISOTÓNICAS: ¿SON SALUDABLES?

Fueron creadas como bebida para deportistas, pero se han convertido en una forma habitual de hidratación para muchas personas por su sabor dulce y su facilidad para adquirirlas en cualquier supermercado. Sin embargo, antes de consumirlas debemos realizarnos algunas preguntas sobre las bebidas isotónicas: ¿son saludables realmente? ¿Podemos beberlas incluso aunque no hayamos hecho ejercicio?

Las bebidas isotónicas son bebidas azucaradas

Como bebidas para deportistas, las bebidas isotónicas están diseñadas para reponer líquidos, sales minerales y carbohidratos después de haber realizado un ejercicio intenso. Por lo tanto, si las consumimos en nuestro día a día aunque no hayamos practicado ejercicio, estaremos recibiendo nutrientes que nuestro cuerpo no necesita.

Pero, además de esto, debemos tener en cuenta su alto contenido en azúcar y la gran cantidad de calorías que aportan este tipo de productos. Una persona que acaba de realizar un ejercicio intenso durante al menos una hora necesita reponer energías y una de las opciones más rápidas que tiene para hacerlo es consumir una bebida isotónica. Una persona que esté sentada viendo la televisión, en cambio, lo único que estará haciendo tomando una de estas bebidas es meter calorías innecesarias en su organismo.

Entonces, ¿por qué tomamos bebidas isotónicas aunque no las necesitemos? Sin duda porque el azúcar les da buen sabor y les aporta un componente altamente adictivo, lo que unido a su facilidad para adquirirlas en cualquier supermercado hace que para muchos se haya convertido en un refresco más. Si a eso le añadimos que se venden como bebidas saludables, es fácil de entender su éxito.

Sin embargo, debemos tener muy claro que las bebidas isotónicas, más que bebidas saludables, son bebidas azucaradas. Y no hay que olvidar que el consumo excesivo de azúcar causa graves problemas de salud, como el sobrepeso, la obesidad, la diabetes y un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Alternativas a las bebidas isotónicas

Ya tenemos claro que el consumo excesivo de bebidas isotónicas es perjudicial para nuestra salud. Como ocurre con todo, podemos tomarlas alguna vez, especialmente si practicamos deporte, pero no deben convertirse en nuestra forma habitual de hidratación. De hecho, la mejor forma para reponer líquidos, hayamos hecho ejercicio o no, es bebiendo agua.

Y recuerda que para recuperar energías existen otras opciones más saludables que las bebidas isotónicas. Si no, fíjate por ejemplo en algunos tenistas que aprovechan los descansos de sus partidos para comer un plátano.

 

Cómo actuar ante un accidente de tráfico

CÓMO ACTUAR ANTE UN ACCIDENTE DE TRÁFICO

Cuando viajamos por carretera existe la posibilidad de que, desgraciadamente, nos encontremos con un accidente de tráfico. Aunque en las ciudades y su entorno el tiempo de respuesta de los servicios de emergencia es relativamente corto, si el accidente se produce en zonas más alejadas es muy probable que los testigos del mismo sean los encargados de socorrer a los heridos en los primeros instantes. Ante esta situación es importante que sepamos cómo actuar ante un accidente de tráfico y recordar la conducta PAS: Proteger, Alertar y Socorrer.

Proteger

Si nos encontramos con un accidente de tráfico y somo los primeros en llegar tenemos la obligación de prestar auxilio a los posibles heridos. Pero antes de eso, deberemos crear una situación de seguridad para evitar que se produzcan más accidentes. Para ello, aparcaremos el coche en el lugar más seguro posible (fuera de la calzada o en el arcén), encenderemos las luces de emergencia y nos colocaremos el chaleco reflectante antes de salir del vehículo.

Mantener la calma en esta situación es muy importante para evitar atropellos en el momento en el que salimos del vehículo. Una vez que comprobemos que podemos bajarnos de forma segura, colocaremos los triángulos de emergencia, como mínimo a 50 metros de distancia de nuestro coche.

Alertar

El siguiente paso es avisar a los servicios de emergencia para que acudan a atender el accidente. Desde el momento en el que realicemos la llamada pasaremos a ser los ojos y los oídos de los profesionales sanitarios mientras llegan al lugar del siniestro, por lo que es importante que observemos la situación con calma y no exageremos la gravedad del accidente.

Antes de marcar el número de emergencias deberemos intentar conocer todos estos datos para poder facilitárselos a la persona que nos atienda:

  • Lugar del accidente.
  • Número de vehículos implicados.
  • Número y estado de los heridos.
  • Número de personas implicadas, aunque a priori no estén heridos.
  • Si existen sustancias peligrosas que puedan poner en peligro a alguno de los implicados.
  • Tiempo que ha transcurrido desde que se produjo el accidente.

Socorrer

Una vez que hemos alertado a los profesionales nuestro deber pasa a ser el de socorrer a los heridos, comenzando por los que se encuentren más graves. Es fundamental que evitemos moverles, salvo que exista riesgo de incendio en el vehículo. Tampoco deberemos quitar el casco a los motoristas para evitar posibles lesiones en la cabeza. Además, no hay que dar de comer o beber a las personas accidentadas y procuraremos hablarles para que no pierdan la consciencia. En el caso de que exista una hemorragia, tenemos que intentar taponarla presionando con un trapo limpio.

Si tienes alguna duda al respecto, puedes consultar la guía elaborada por la DGT sobre el comportamiento a seguir en caso de accidente de tráfico. Recuerda que la mejor forma de evitar los accidentes es la prevención y que deberemos prestar especial atención a la carretera cuando las condiciones atmosféricas son adversas.

 

Por último, ten en cuenta que si eres tú el que ha sufrido el accidente deberás acudir a un centro médico lo antes posible, incluso aunque no estés herido a primera vista. El médico que te atienda será el encargado de realizar las pruebas necesarias para comprobar que tu estado de salud es correcto y descartar posibles secuelas.

 

Cáncer del sistema inmunitario: el linfoma

CÁNCER DEL SISTEMA INMUNITARIO: EL LINFOMA

El linfoma es un tipo de cáncer que afecta a los linfocitos, un tipo de glóbulo blanco que se encarga de defender a nuestro organismo de las infecciones y que, por tanto, forma parte del sistema inmunitario. Aunque no es uno de los cánceres más comunes, es importante que conozcamos los tipos de linfoma que existen y cuáles son sus síntomas.

Tipos de linfoma

En general, se suele hablar de dos tipos de linfoma: el de Hodgkin y el no-Hodgkin:

Linfoma de Hodgkin

Este tipo de cáncer es el que menos aparece y se caracteriza porque las células cancerosas son un tipo anormal de linfocitos B, conocidos como células de Reed-Sternberg. Suele afectar a más hombres que mujeres y puede aparecer a cualquier edad.

Linfoma no-Hodgkin

Es mucho más común que el anterior y, en este caso, las células afectadas son las células B y T. Los linfocitos B protegen al organismo frente a las infecciones gracias a la producción de anticuerpos, mientras que los linfocitos T son los responsables de coordinar la respuesta inmune celular.

Es preciso señalar que la mayor parte de linfomas se curan (aproximadamente el 60%), un porcentaje que aumenta en el caso de los linfomas de Hodgkin.

Síntomas del linfoma

El síntoma más común del linfoma es la aparición de un bulto en zonas como el cuello, las axilas o las ingles. Estos bultos no suelen ser dolorosos y están provocados por la inflamación de los ganglios linfáticos.

El principal problema a la hora de diagnosticar un linfoma es que sus síntomas son muy similares a los de un resfriado común:

  • Fiebre.
  • Sudoración excesiva, especialmente durante la noche.
  • Tos o dificultad para respirar.
  • Pérdida de apetito.
  • Sensación de cansancio y falta de energía.
  • Pérdida de peso sin causa aparente.

 

En el caso de que aparezcan estos síntomas y se sospeche que pueda sufrirse la enfermedad, deberemos acudir al especialista lo antes posible. Él se encargará de realizar las pruebas necesarias para emitir un diagnóstico e iniciar el tratamiento adecuado si fuera necesario.

 

Causas de la falta de apetito en ancianos

CAUSAS DE LA FALTA DE APETITO EN ANCIANOS: LA HIPOREXIA

El aumento de la esperanza de vida en las últimas décadas ha venido acompañado del crecimiento en el número de personas que padecen enfermedades propias de la tercera edad. Una de ellas es la hiporexia o falta de apetito, un trastorno que en España afecta a más del 50% de los ancianos, especialmente a los que han superado la barrera de los 80 años.

Falta de apetito en ancianos: ¿Por qué se produce?

En la aparición de la hiporexia suelen intervenir varios factores:

  • Hasta cierto punto, es normal que los ancianos coman menos, ya que sus necesidades físicas son menores.
  • Enfermedades que afectan al aparato digestivo, como algunos tipos de cáncer (colon, páncreas), la hepatitis y otros trastornos digestivos. Además, otras enfermedades propias de la edad, como la demencia o la insuficiencia cardiaca, también pueden afectar.
  • El consumo de algunos fármacos, como la morfina o la codeína.
  • El aislamiento social. La soledad, la muerte de algún ser querido, el ingreso en un hospital o en una residencia, son factores que pueden provocar un aislamiento social de las personas de la tercera edad, que puede influir en la aparición de hiporexia.
  • Depresión. Bajo la falta de apetito de un anciano muchas veces se esconde una depresión o algún tipo de problema psiquiátrico que es necesario tratar.

¿Qué podemos hacer para evitar la desnutrición?

Una persona con hiporexia corre el riesgo de sufrir pérdida de peso y desnutrición. Esta consecuencia adquiere mayor gravedad si cabe si tenemos en cuenta que muchas de estas personas tienen que convivir normalmente con alguna otra enfermedad, por lo que necesitan estar bien nutridas para facilitar su recuperación. Para evitar que las personas con hiporexia sufran desnutrición debemos seguir las siguientes pautas:

  • Ofrecerles cantidades pequeñas, pero aumentar el número de comidas diarias. Lo ideal es que estas personas coman raciones pequeñas durante 5 o 6 veces al día. Así evitaremos que se sacien rápidamente y lograremos que en la siguiente comida tengan más apetito.
  • Los alimentos deben ser fácilmente masticables y no deben estar muy calientes, pues cuanta más alta sea la temperatura mayor será la sensación de saciedad.
  • Enriquecer los platos con ingredientes como el huevo, los quesitos, los caldos o la leche en polvo. Con esto conseguiremos aumentar el valor energético del menú sin que aumente la cantidad que se ingiere.
  • Presentar los platos de manera atractiva y evitar ser repetitivos con la dieta. Es importante tratar de motivar a las personas con hiporexia y evitar que aborrezcan los menús que les preparamos.
  • Dejarles tiempo para que coman y evitar que lo hagan solos.
  • Darles de comer si tienen apetito, aunque se salgan del horario establecido para las comidas.

 

Además de tener en cuenta todos estos consejos, es necesario acudir al especialista si detectamos que nuestros mayores comienzan a perder el apetito o bajar de peso sin una causa aparente. Es necesario señalar que la hiporexia no siempre es fácil de detectar en personas ancianas, puesto que se suele considerar normal que con la edad vayamos comiendo menos de lo que solíamos hacer.

 

Qué es el hipertiroidismo

QUÉ ES EL HIPERTIROIDISMO Y CUÁLES SON SUS CAUSAS

La glándula tiroides es una de las más importantes de nuestro cuerpo, ya que se encarga de regular el metabolismo para producir la energía necesaria para nuestro cuerpo. Cualquier trastorno en esta glándula, por tanto, afectará negativamente al organismo, como ocurre con dos enfermedades como el hipotiroidismo y el hipertiroidismo. En este caso vamos a centrarnos en la segunda y a explicar qué es el hipertiroidismo y cuáles son sus causas.

Qué es el hipertiroidismo

El hipertiroidismo es una enfermedad que consiste en la producción y liberación excesiva de hormonas tiroideas, responsables de la regulación del metabolismo. El resultado es una aceleración del metabolismo y la aparición de síntomas como alteración de la frecuencia cardiaca, nerviosismo, pérdida rápida de peso, dificultad para dormir y cambios en el estado de ánimo.

Es, por tanto, la enfermedad opuesta al hipotiroidismo, relacionado con una menor producción de hormonas y con el aumento de peso.

A largo plazo, el hipertiroidismo puede causar arritmias, insuficiencia cardiaca y alteraciones de las válvulas cardiacas, además de enfermedades óseas como la osteoporosis. Asimismo, si no se trata a tiempo, puede desencadenar una crisis tireotóxica que puede llevar incluso a la muerte.

Causas del hipertiroidismo

Existen varias razones por las que el tiroides puede liberar un exceso de hormona, aunque las causas fundamentales son las siguientes:

Enfermedad de Graves

La enfermedad de Graves es la principal causa del hipertiroidismo y consiste en un trastorno autoinmune en el que aparece un anticuerpo causante de la producción excesiva de hormona tiroidea. Esta enfermedad suele aparecer sobre todo en mujeres de entre 30 y 50 años.

Hiperfuncionamiento de nódulos tiroideos

Otra de las causas del hipertiroidismo se produce cuando en la glándula tiroides existen varios nódulos o bultos que aumentan su actividad y producen un exceso de hormona.

Tiroiditis

La tiroiditis se produce por una infección causada por un virus que provoca la inflamación del tiroides y, a su vez, una mayor producción de hormona.

 

En el caso de que presentes varios de los síntomas propios del hipertiroidismo, debes acudir al especialista para que realice un diagnóstico y pueda tratar convenientemente la enfermedad.  El hipertiroidismo se puede curar, pero cuanto antes se detecte mayores posibilidades existirán de superarlo.

 

6 consejos para evitar el dolor de espalda

6 CONSEJOS PARA EVITAR EL DOLOR DE ESPALDA

La espalda es una de las zonas más importantes de nuestra anatomía y también una de las que más sufre. De hecho, casi todos hemos sufrido alguna vez dolores de espalda que nos han impedido rendir al máximo en nuestro día a día. Por eso es importante que nos acostumbremos a seguir unas pautas y unas costumbres que nos ayuden a evitar problemas en la espalda.

Cómo evitar el dolor de espalda

Siéntate en una postura adecuada

Una de las principales causas del dolor de espalda es la mala postura al sentarnos. Hay que tener en cuenta que muchas personas permanecemos gran parte del día sentadas, tanto en nuestra jornada laboral como en casa. Ante este hecho, debemos mantener nuestra espalda recta, con los brazos apoyados en una mesa formando un ángulo de 90º. Si trabajas con un ordenador, la pantalla debe estar a la altura de los ojos para evitar tener que mirar hacia abajo y no provocar tensiones en los músculos del cuello y las cervicales.

No permanezcas mucho tiempo seguido sentado

Por muy buena que sea nuestra postura, es imposible que la mantengamos durante las 8 horas que tenemos que estar en el trabajo y además esto generará tensión y estrés en la columna vertebral. Para evitarlo, es necesario que hagamos un descanso cada dos horas como mucho y demos un pequeño paseo para ir al baño o a beber agua. Además, cada cierto tiempo conviene también estirar los brazos y la espalda para relajar la musculatura de la zona.

Fortalece la zona lumbar y abdominal

Practicar ejercicio como la natación, el running o el ciclismo nos ayudará a fortalecer los músculos de la zona lumbar y abdominal. Con esto estaremos creando una protección natural para nuestra espalda que le ayudará a reducir la carga que tiene que soportar. Además, el ejercicio nos ayuda a mantenernos en forma y a evitar el exceso de peso, que también es perjudicial para la espalda.

Camina erguido

Si la postura que tenemos cuando estamos sentados es importante, no lo es menos la que tenemos cuando caminamos o permanecemos de pie. Si nuestra postura es incorrecta y no distribuimos nuestro peso adecuadamente, nuestras vértebras sufrirán y sentiremos dolores. Así que tenemos que intentar caminar siempre erguidos, con el vientre hacia dentro y la cabeza levantada.

Sigue una dieta saludable

El consumo de calcio y vitamina D son necesarios para conservar unos huesos sanos y fuertes y, por tanto, para mantener la salud de la columna. Además, una dieta equilibrada también es clave para mantener un peso saludable y evitar problemas en la espalda.

Evita el estrés

Un exceso de estrés puede tener consecuencias en la salud de nuestra espalda y ser responsable de dolores en esa zona. Si queremos evitarlo, tenemos que procurar realizar actividades que nos relajen, dormir lo suficiente y procurar dejar las preocupaciones de lado.

 

Estos consejos te ayudarán a evitar el dolor de espalda, aunque sabemos que nuestras obligaciones diarias no siempre nos permiten cuidarnos todo lo que deberíamos. Por eso, nuestra última recomendación es que, si te duele la espalda, visites a un especialista. Él mejor que nadie detectará dónde está el problema y te ayudará a evitarlo.

 

Causas y síntomas del bruxismo

CAUSAS Y SÍNTOMAS DEL BRUXISMO

El bruxismo es el hábito involuntario de apretar y rechinar los dientes, un acto que puede causar problemas en la dentadura, las articulaciones y los músculos de la boca. El hecho de que generalmente se realice de forma inconsciente durante la noche provoca que muchas personas no sepan que sufren este trastorno hasta que no se producen daños importantes en su boca. Para evitar que esto ocurra debemos conocer cuáles son las causas y síntomas del bruxismo.

¿Cuáles son las causas del bruxismo?

Existen varios factores, tanto emocionales como físicos, que contribuyen a desarrollar el bruxismo, aunque el estrés y la ansiedad son los principales causantes de esta patología:

Estrés y ansiedad

Las preocupaciones causadas por el trabajo, los estudios, la familia o la situación económica pueden derivar en estrés y ansiedad. Esa situación hace que algunas personas tiendan a apretar los dientes de manera inconsciente y se produzca el bruxismo. Por tanto, si sufrimos este problema, es importante que tratemos de reducir nuestro nivel de estrés y que practiquemos técnicas de relajación y ejercicio a diario.

Dentadura mal alineada

Una alineación inadecuada de nuestros dientes puede provocar que inconscientemente forcemos posturas incómodas para la mandíbula. Para evitar que esto ocurra debemos cuidar nuestra salud dental y acudir al dentista en el caso de que necesitemos arreglar esa mala alineación de la dentadura.

Dormir mal

Los trastornos del sueño, las posturas incorrectas en la cama y la incapacidad para relajarse durante la noche son las causantes del bruxismo nocturno, uno de los tipos más comunes que existen de esta patología. Solucionar estos aspectos y conseguir un sueño de calidad puede ayudarnos a reducir el problema.

Síntomas del bruxismo

Como hemos comentado anteriormente, muchas personas no descubren que padecen bruxismo hasta que no es demasiado tarde. Por eso, es esencial conocer cuáles son sus síntomas y reconocerlos:

  • Desgaste en los dientes y encías: es el síntoma más evidente. Al apretar y rechinar mucho los dientes la superficie de estos se desgasta y el esmalte resulta dañado. A veces incluso se puede producir la ruptura de alguna pieza dental.
  • Sensibilidad dental: los daños en el esmalte provocan a su vez sensibilidad dental, que notaremos al ingerir alimentos y bebidas frías o demasiado calientes.
  • Dificultades para masticar: debido a la hiperactividad a la que se somete a los músculos de la mandíbula, las personas con bruxismo pueden llegar a tener dificultades para masticar por el cansancio de esos músculos. También se pueden producir ruidos o chasquidos en la mandíbula.
  • Dolores de cabeza, cuello y oídos: este tipo de dolores también son comunes al bruxismo, que incluso puede provocar contracturas.

 

Ahora que conoces las causas y síntomas del bruxismo, deberías acudir al especialista en el caso de que sospeches que puedas sufrir esta patología para iniciar el tratamiento más adecuado. En este sentido, lo más recomendado es el uso de una férula o protector dental que evita que los dientes contacten entre sí.