Consejos para evitar mareos en el coche

Cómo evitar los mareos en el coche

Si eres de l@s que te mareas cuando viajas en coche, conoces bien ese malestar propio del mareo, por eso si te ocurre esto cada vez que te subes a un automóvil o bus, en este post te damos algunos consejos para evitar los mareos y poder disfrutar de un viaje más placentero.

Por qué nos mareamos durante los viajes

Las estadísticas de varios estudios hablan de que unos seis millones de españoles se marean en los viajes.

Sudor frío, palidez, nauseas, malestar general suelen ser los síntomas más frecuentes de los mareos, una afección que se produce por los desequilibrios entre las señales que recibe el cerebro y los oídos, los órganos responsables del equilibrio, ante una percepción inusual de movimiento.

Este mareo recibe el nombre técnico de cinetosis y es muy frecuente en personas que viajan en coche, autobús, tren y en barco. No obstante, no supone ninguna enfermedad.

Desde los 2 años hasta la adolescencia es cuando más se sufren estos mareos. En la población adulta, este malestar afecta sobre todo a las mujeres: lo padecen un 19% de ellas frente al 9% de ellos.

Consejos para prevenir el mareo en coche

Si quieres evitar marearte o que no se mareen tus hijos te recomendamos los siguientes consejos:

  • Mirar siempre hacia delante cuando el coche está en movimiento. Fijar la vista en algún punto del paisaje que se ve delante del coche o en el horizonte.
  • Evitar leer o mirar el móvil porque implica la necesidad de cambiar continuamente la mirada.
  • Sentarse en el asiento del copiloto o en el trasero central.
  • Evitar los movimientos de cabeza, mejor mantenerla fija apoyada en el respaldo del asiento.
  • Conducir de forma suave, evitando aceleraciones o frenazos bruscos y manejar el volante sin dar tirones.
  • Comer antes de iniciar el trayecto de forma ligera y en pequeñas cantidades porque con el estómago vacío es más fácil marearse.
  • Durante el viaje es importante la hidratación. Beber mucha agua es fundamental para evitar mareos.
  • Controlar la respiración, ya una respiración profunda y pausada disminuye la sensación de mareo.
  • Escuchar música agradable también disminuye los síntomas de mareo.
  • Una medida muy eficaz ante los primeros síntomas de mareo es detener el coche, pasear un poco y descansar del viaje unos minutos.
  • Dar sorbos de una bebida con gas ayuda a recuperarse cuando empiezas a notas los primeros síntomas de mareo.
  • Si es posible, es mejor dormirse, el sueño atenúa los síntomas de mareo.
  • La Agencia Europea del Medicamento recomienda prevenir el mareo tomando jengibre. Cuece ½ de esta raíz por vaso de agua.

En algunos casos, se aconseja como medida preventiva, la toma de fármacos como la biodramina. Se debe tomar media hora antes de iniciar el viaje, repitiendo la dosis cada 4 horas durante el trayecto.

Antes de tomar cualquier fármaco es preferible consultar con un especialista.

 

Si aún no conoces los Seguros AFEMEFA, infórmate ahora sobre el seguro de salud para toda la familia y el seguro joven.

Síndrome postvacacional

Consejos para superar el síndrome postvacacional

Para muchos de nosotros las vacaciones de verano ya han tocado a su fin y en los próximos días nos reincorporaremos al trabajo con todo lo que ello conlleva…

Si eres de los que sufren síndrome postvacacional cuando tienes que volver a la rutina, toma nota de los consejos que te damos en este post.

Síntomas del síndrome postvacacional

El retorno a las obligaciones laborales puede generar lo que se conoce como ‘estrés postvacacional’, trastorno que dificulta la adaptación a la rutina diaria.

Tras el verano de 2018, un 37% de los trabajadores en España aseguró haber sufrido síndrome posvacacional, según una encuesta realizada por Adecco.

Por su parte, la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), advierte que la reincorporación tras un periodo de descanso puede provocar una reacción de estrés, ya que el cambio de hábitos suele traer consigo un sobreesfuerzo que puede afectar al rendimiento y a la motivación, e incluso, tener un impacto negativo en nuestro bienestar.

Entre los síntomas que se pueden manifestar encontramos los siguientes:

  • Cuadros de fatiga
  • Apatía
  • Dificultad para concentrarse
  • Trastornos del sueño
  • Nerviosismo y tristeza
  • Inseguridad
  • Palpitaciones
  • Molestias digestivas
  • Dolor de cabeza
  • Alteraciones en el apetito

No obstante, es un proceso transitorio que no suele alargarse más de 3 o 4 días.

Consejos para superar el estrés postvacacional

Para superar el estrés postvacacional y minimizar sus consecuencias negativas te proponemos algunas pautas preventivas:

Programar el regreso de manera anticipada

Programar el regreso te ayudará a mentalizarte y adaptarte antes al nuevo horario. Para conseguirlo, cuando queden pocos días para volver al trabajo elabora una pequeña planificación de las actividades que tienes pendientes.

La organización favorece a eliminar la incertidumbre y a tener una sensación de control que permitirá llevar mejor el día a día, por eso, es preferible dejar dos o tres días previos de adaptación a la rutina y no apurar la vuelta hasta la tarde-noche anterior.

Por otra parte, reanudar la rutina rápidamente no es bueno. Es necesario ir poco a poco durante los tres primeros días. También es aconsejable marcar unos objetivos alcanzables y concretos para esos días e intentar cumplirlos. Priorizar lo urgente y, si es posible, empezar por las tareas más gratas.

Seguir hábitos saludables

Retomar hábitos saludables como practicar deporte, dormir lo suficiente y llevar una buena alimentación te facilitará la liberación de endorfinas y reponer energía, lo cual hará que el estado de ánimo mejore y que la inapetencia se reduzca.

Comenzar proyectos ilusionantes

La vuelta de las vacaciones es un buen momento para ilusionarte con una nueva actividad. Siempre es más fácil volver a tus rutinas si disfrutas de los momentos que proporcionan las actividades culturales, deportivas, educativas o altruistas.

Disfrutar del ocio

La familia, los amigos y el ocio te harán más llevadera la vuelta, por eso es importante retomar el contacto con los amigos, dedicar tiempo a los familiares y organizar actividades de ocio durante este proceso de readaptación.

Planificar el primer fin de semana después de vacaciones también es aconsejable para ayudarte a incorporar actividades de ocio en tu rutina.

 

Como hemos comentado anteriormente los síntomas del estrés postvacacional son temporales. Sin embargo, si éstos se agravan con el tiempo, es recomendable acudir a un profesional que te ayude a gestionar correctamente la tensión y ansiedad.

Si aún no conoces los Seguros AFEMEFA, infórmate ahora sobre el seguro de salud para toda la familia y el seguro joven.

Candidiasis vaginal

Cómo prevenir la candidiasis vaginal

En verano son más comunes algunas infecciones íntimas como, por ejemplo, la candidiasis vaginal, debido a los trajes de baño, el agua y el calor. Por eso, en este post te contamos por qué se produce la candidiasis y cómo se puede prevenir tomando una serie de precauciones.

¿Qué es la candidiasis vaginal?

Según la Asociación Española de Patología Cervical y Colposcopia (AEPCC), entre una cuarta parte y la mitad de las mujeres españolas han tenido al menos un episodio de candidiasis vaginal en su vida, por lo que se podría afirmar que es un problema común entre las mujeres.

La candidiasis es una infección causada por el hongo unicelular candidaalbicans. Afecta a la mucosa de la zona vaginal interna y externa, así como a la vulva y la zona perianal, pudiendo ocasionar muchas molestias.

Este microorganismo vive de forma natural en la vagina y en otras partes del cuerpo donde hay mucosas, como el estómago y los intestinos, los pulmones o la boca. No suele causar ningún problema de salud y forma parte de la amplia variedad de microorganismos que hay en nuestro cuerpo. Sin embargo, algunos desequilibrios en la flora vaginal pueden provocar que su crecimiento se descontrole y provoque la infección.

El tratamiento de la candidiasis se basa en antifúngicos por la vía oral (pastillas) o vaginal (óvulos o cremas). También pueden utilizarse antisépticos por vía vaginal, en forma de solución u óvulos. Los síntomas mejoran después de una semana de tratamiento.

Una vez que desaparece la infección, el uso de probióticos vaginales puede ser de utilidad para restaurar la flora vaginal alterada y para evitar la reaparición de las infecciones.

¿Cuáles son los síntomas de la candidiasis?

Los síntomas más frecuentes de la candidiasis vaginal son:

  • Picores, irritación, enrojecimiento, escozor e inflamación.
  • Flujo vaginal blanco, espeso y grumoso.
  • Dolor al orinar o también al mantener relaciones sexuales.

Los hombres también se pueden contagiar durante el acto sexual con una mujer. La candidiasis masculina se manifiesta con picor, escozor e incluso erupciones rojas y blancas alrededor del pene.

Cómo prevenir una infección por cándida

Reduce el riesgo de sufrir candidiosis, tomando nota de los siguientes consejos:

  • Tras darte un baño en la piscina o en el mar, debes cambiarte el bañador lo antes posible y secar con cuidado la zona íntima. La humedad y el calor favorecen el crecimiento de los hongos.
  • Higiene específica. La higiene diaria debe realizarse con productos adecuados que respeten la flora vaginal. No utilices aquellos que varíen el pH de la zona, como geles o jabones agresivos, polvos de higiene íntima, desodorantes o perfumes.
  • Evita la ropa demasiado ajustada y los tejidos sintéticos que no transpiren. Utiliza prendas interiores 100% de algodón.
  • Consume probióticos, como yogures con lactobacilos o bífidus, para evitar que proliferen los hongos.
  • Evita tomar corticoides, ya que aumenta el riesgo de sufrir candidiasis.

 

En caso de padecer candidiosis, revisa tu alimentación. Las harinas, los azúcares refinados y los lácteos (excepto el yogur) pueden agravar este trastorno. Sin embargo, el ajo, la col, el brécol y las infusiones de orégano, manzanilla, tomillo, jengibre, canela o melisa te ayudarán a controlarla.

 

Desde AFEMEFA te recomendamos que ante cualquier síntoma de candidiasis acudas al ginecólogo para que realice una exploración.

Si aún no conoces los Seguros AFEMEFA, infórmate ahora sobre el seguro de salud para toda la familia y el seguro joven.

Listeriosis

¿Qué es la listeriosis?

Recientemente un brote de listeriosis se ha extendido por buena parte del territorio nacional, debido a la distribución de un lote de carne mechada en mal estado, dejando hasta el momento más de 150 afectados.

¿Sabes qué es la listeriosis y cuáles son sus síntomas? Te lo explicamos en este post de Seguros AFEMEFA.

Cómo afecta la listeriosis

La listeriosis es una infección causada por la bacteria ‘Listeria monocytogenes’, que se contagia a través de alimentos contaminados, como leche, carne, pescado ahumado y vegetales crudos. Es poco frecuente, pero grave y con altas tasas de ingresos y mortalidad, según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan).

Un brote de listeriosis puede surgir debido a diversas causas:

  • Porque el alimento proceda de un animal infectado por la bacteria.
  • Porque en la cadena de envasado un alimento puede estar contaminado por otro.
  • Porque a la hora de manipularlo se haya podido contaminar.

Los principales grupos de riesgo son los que tienen el sistema inmunológico más débil como:

  • Las personas de edad avanzada mayores de 65 años.
  • Los recién nacidos.
  • Las embarazadas: Aunque para ellas la infección pueda ser leve, el feto está en riesgo.
  • Los enfermos de sida u otras enfermedades que debiliten el sistema de defensas.

En personas con unas defensas normales, la infección no suele suponer ningún peligro. Incluso pueden padecerla y pasar inadvertida. Sin embargo, en personas más vulnerables, el riesgo puede ser mortal.

Según los especialistas, su incidencia es baja habitualmente, con solo de media 3 casos por cada millón de habitantes. No se transmite de persona a persona.

Síntomas de la listeriosis

Los síntomas más habituales de la listeriosis suelen ser:

  • Náuseas y diarrea.
  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza o muscular.

En los casos más graves, la infección puede extenderse al sistema nervioso y al cerebro, provocando una meningitis. También puede expandirse por el torrente sanguíneo dando lugar a una septicemia y otras complicaciones potencialmente mortales.

Los síntomas pueden tardar en aparecer hasta 3 o 4 semanas después de ingerir el alimento contaminado.

Tratamiento

El principal tratamiento ante el peligro de complicaciones son los antibióticos, vía oral. Si el paciente es un bebé, una embarazada o una persona anciana puede requerir ingreso hospitalario a la espera de descartar cualquier complicación.

La infección y su tratamiento puede durar de 5 a 7 días en casos leves, mientras que en situaciones graves el tratamiento se prolonga más de 2 semanas.

Consejos para prevenir el contagio

La listeria aguanta bien el frío, pero no el calor, por eso se recomienda cocinar los alimentos por encima de 70 grados y preservarlos a partir de menos de 4 grados.

Asimismo, para evitar contraer la infección, se aconsejan estas cuatro sencillas pautas :

  • Lavar bien las frutas y verduras.
  • Cocinar y refrigerar adecuadamente los alimentos.
  • No mezclar en la nevera las hortalizas y las comidas ya elaboradas.
  • No consumir lácteos y preparados que no hayan sido previamente pasteurizados.

 

Ante cualquier sospecha, acude cuanto antes al médico, ya que la listeriosis puede ser grave.

Si aún no conoces los Seguros AFEMEFA, infórmate ahora sobre el seguro de salud para toda la familia y el seguro joven.

Síndrome del túnel del tarso

Síndrome del túnel del tarso

¿Sientes dolor u hormigueo en el pie, tanto caminando como en reposo? Esos son los síntomas del síndrome del túnel del tarso. En este post te contamos todo lo que debes saber sobre esta patología.

¿Qué es el síndrome del túnel del tarso?

Este síndrome se produce cuando el nervio tibial, que pasa por el centro del tobillo y va hacia la planta del pie, se comprime, provocando dolor en el tobillo, pie y en los dedos del pie.

En concreto, el nervio tibial que recorre la parte posterior de la pantorrilla, a través de un canal fibroso llamado túnel del tarso, cerca del talón y por la planta del pie. Cuando los tejidos que rodean el túnel del tarso se inflaman, pueden comprimir el nervio, causando dolor.

Las personas que lo padecen lo suelen asociar a sobrecargas o esguinces y, a pesar de que con reposo sienten alivio, en cuanto la actividad vuelve, regresan la molestia.

Síntomas

El dolor del síndrome del túnel del tarso es muy característico, ya que se trata de un calambre en la cara interna del tobillo, que puede desplazarse incluso a la planta y dedos del pie y producir calambres nocturnos e insensibilidad.

Otros de los síntomas son hormigueo al caminar o calzar ciertos tipos de zapatos, y ardor en el pie, tanto al estar de pie como en reposo cuando el trastorno progresa.

Se recomienda aplicar hielo y guardar reposo cuando duela.

Causas

Entre los trastornos que causan la aparición del síndrome del túnel del tarso se incluyen:

  • Fracturas.
  • Hipotiroidismo.
  • Hinchazón de los tobillos por insuficiencia cardíaca o insuficiencia renal.
  • También los trastornos como la gota o la artritis causan inflamación en las articulaciones.
  • Diabetes.
  • Caminar con el pie hacia dentro o hacia fuera también puede propiciarlo, ya que una postura incorrecta al andar estresa a este nervio, al someterlo a una tensión y una compresión constante.
  • Otras causas desconocidas.

Tratamiento

Lo primero que se intenta para aliviar el dolor es liberar al nervio tibial de esa tensión, mediante ejercicios de fisioterapia, corrientes eléctricas, infiltraciones, hidrodisecciones, inyecciones de corticoesteroides o utilización de ortesis.

En caso de que el paciente no mejore, el especialista plantearía el tratamiento quirúrgico del síndrome del túnel tarsiano para aliviar la presión sobre el nervio.

 

Desde AFEMEFA te recomendamos que, si detectas alguno de los síntomas de este síndrome, acudas cuanto antes al médico,  ya que una detección precoz puede ser un factor clave en tu recuperación.

Si aún no conoces los Seguros AFEMEFA, infórmate ahora sobre el seguro de salud para toda la familia y el seguro joven.

Beneficios del mar

Beneficios de bañarse en el mar

¿Estas vacaciones vas a veranear en alguna localidad costera? Aprovecha para disfrutar del sol, el mar y la brisa. Sin duda, te aportará numerosos beneficios, sobre todo si tienes alguna dolencia. Te contamos más sobre los beneficios del ambiente marino este post, ¡no te lo pierdas!

Beneficios del agua de mar

El agua de mar posee una alta concentración de minerales, lo cual la hace especialmente beneficiosa para nuestro organismo. Por eso, bañarse en el agua del mar y relajarse en la orilla produce una mejoría en muchas enfermedades de las articulaciones, de la piel o de los pulmones, entre otras. A continuación, te detallamos todas sus ventajas:

Fortalece los huesos y la musculatura

El sol contribuye a que los huesos se fortalezcan, debido a que se estimula la producción de vitamina D, cuya función es fijar el calcio y el fósforo a la estructura ósea.

Por otra parte, cuando te metes en el agua al tener que levantar más las piernas en cada paso, fortaleces la musculatura de las piernas y los glúteos.

Asimismo, la luz solar posee un efecto analgésico en los músculos doloridos.

Ayuda a las articulaciones

Como sabes, dentro del agua el cuerpo pesa menos y, por tanto, cualquier movimiento es más sencillo de realizar en ella. Esto favorece sobre todo a las personas con artrosis, artritis o cualquier otra dolencia que ocasione un daño en las articulaciones. Además, no solo el agua es beneficiosa para este tipo de enfermedades reumáticas; la arena, el sol y las algas también lo son.

Favorece la circulación

El agua del mar tiene una temperatura menor a la corporal, lo cual produce una sensación de frío en el organismo que estimula la dilatación de las vías circulatorias.

También los paseos por la arena activan el riego sanguíneo, tanto de las piernas como de los pies.

Limpia los pulmones

La brisa marina está cargada de oxígeno y de otras partículas que el organismo absorbe a través de la respiración, y que tiene efectos beneficiosos para las enfermedades del aparato respiratorio, al mismo tiempo que estimulan el sistema inmunitario, especialmente en las personas con bajas defensas.

Además, la brisa marina también cuenta con ozono y oligoelementos, nutrientes que incorporamos a nuestro organismo a través de la respiración. Se trata, por tanto, de una terapia natural muy sana.

Suaviza la piel

Los minerales del agua del mar son absorbidos por la piel y desempeñan un papel importante en nuestro cuerpo, ya que son necesarios para la producción de hormonas y vitaminas.

El agua marina es muy rica en oligoelementos y minerales (yodo, potasio, zinc, así como vitaminas y microorganismos que liberan sustancias antibacterianas), que penetran en la piel y ayudan a eliminar el acné, sanar las heridas y las cicatrices superficiales o para solucionar afecciones de la piel como la psoriasis.

Estimula la producción de las hormonas de la felicidad

El aire del mar nos proporciona calma y tranquilidad. Además, al estar en contacto con la naturaleza, el sol y humedad, la tensión arterial desciende y se estimula la producción de serotonina y de endorfinas, las conocidas como hormonas de la felicidad, aportándonos una sensación de relajación y bienestar.

 

 

Consulta nuestro cuadro médico. En AFEMEFA contamos con los mejores profesionales para poner solución a todos tus problemas.

Si aún no conoces los Seguros AFEMEFA, infórmate ahora sobre el seguro de salud para toda la familia y el seguro joven.

Consejos para conciliar el sueño en verano

Consejos para conciliar el sueño en verano

En verano es más difícil conciliar el sueño, sobre todo en épocas de olas de calor. Aunque combatir las altas temperaturas por la noche pueda parecer bastante complicado, aquí te dejamos algunos consejos para mitigar el calor y poder dormir bien.

Cómo conciliar el sueño con altas temperaturas

¿Padeces el conocido como “insomnio de verano”, aquel que está asociado a las altas temperaturas nocturnas? Toma nota de estos consejos para disfrutar de un sueño reparador:

Evita las siestas largas

Aunque habitualmente tengas costumbre de dormir la siesta y el calor te haga sentirte más cansado/a, debes evitarlo para poder conciliar mejor el sueño por la noche.

Una siesta saludable es aquella que no sobrepase los 15 o 20 minutos. Si supera este tiempo es probable que se altere el ciclo de sueño nocturno y que tengas dificultades para dormir.

Bebe agua

Hidratarse es primordial para combatir el calor. Beber agua es importante para mantener el cuerpo frío. Por tanto, antes de irte a dormir debes beber un poco de agua, pero no en abundancia para evitar despertarte con la necesidad de tener que ir al baño en mitad de la noche, interrumpiendo así el sueño.

El objetivo es compaginar la hidratación extra que necesitamos en verano con las condiciones mínimas para una buena calidad del sueño.

Tómate un baño relajante

Antes de acostarte, date un chapuzón en la piscina o toma un baño para relajarte y preparar el organismo para el descanso nocturno.

Ventila el dormitorio

Debes ventilar durante las primeras horas del día y mantener cerradas las persianas en los momentos de más calor. Asimismo, en cuanto el sol se oculte, abre las ventanas para generar corriente y facilitar el sueño.

Además, también puedes bajar la temperatura de tu habitación poniendo el aire acondicionado unos minutos antes de acostarte para que cuanto te vayas a la cama, el dormitorio esté fresco. La temperatura ideal sería entre 18 y 22 grados.

Otra alternativa es utilizar ventiladores. Hará que sudes menos y ayudará a regular la temperatura interna de tu organismo.

Cena de forma ligera

Las digestiones pesadas, unidas al calor, son uno de los principales enemigos del sueño, por eso debes optar por cenas ligeras y bajas en grasas. Lo ideal es que cenes, al menos 2 horas antes de irte a dormir.

Además, es conveniente evitar la ingesta de alcohol, ya que, aunque sí que ayuda a conciliar el sueño, este será menos profundo y de menor duración.

Realiza ejercicios de respiración

Para bajar las pulsaciones después de haber vivido un día repleto de actividades es recomendable realizar algunos ejercicios de respiración para conciliar el sueño.

Un ejemplo, sería tumbarte boca arriba en la cama y poner las manos sobre el abdomen, inspirar lentamente y soltar el aire poco a poco, intentando llenar y vaciar completamente los pulmones.

Utiliza sábanas de tejidos naturales

Algo tan simple como en tu ropa de cama puede estar el problema para que concilies bien el sueño.

Si tus sábanas están elaboradas con materiales sintéticos, como el poliéster, deberías cambiarlas, porque ese tipo de fibra no absorbe la humedad del cuerpo, por lo que no transpira y aumenta la sensación de calor. La mejor alternativa a los sintéticos son los tejidos naturales, como la seda y el algodón.

Apaga el móvil

Intenta dejar de consultar el móvil o de ver la tele, al menos media hora antes de dormir. Esta es una de las pautas fundamentales a seguir para lograr una correcta higiene del sueño.

Practica ejercicio moderado

Correr, nadar, caminar son hábitos saludables que pueden ayudarte a dormir más y mejor, gracias a la liberación de endorfinas, hormona relacionada con el placer y el bienestar.

No obstante, lo aconsejable es realizar ejercicio por la mañana o 2 horas antes de irte a la cama, ya que, si lo haces a última hora, es probable que te cueste dormir.

 

Consulta nuestro cuadro médico. En AFEMEFA contamos con los mejores profesionales para poner solución a todos tus problemas.

Si aún no conoces los Seguros AFEMEFA, infórmate ahora sobre el seguro de salud para toda la familia y el seguro joven.

Psoriasis

Psoriasis: síntomas y tratamiento

Se estima que la psoriasis afecta al 2% de la población y aunque suele aparecer entre los 15 y los 35 años puede surgir a cualquier edad. Es una enfermedad no contagiosa, pero podría trasmitirse de padres a hijos.

¿Qué es la psoriasis?

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria y crónica  de la piel, que provoca que las células se desarrollen con rapidez. Este crecimiento excesivo da lugar a placas rojas cubiertas por escamas blanquecinas que se desprenden y pueden picar, y causar molestias en cualquier parte del cuerpo, aunque suele ser más frecuente en codos, rodillas y cuero cabelludo.

Es una afección que sigue un curso crónico con periodos de mejoría y empeoramiento. Debido a la visibilidad de sus lesiones tiene un considerable impacto en la calidad de vida de las personas que la sufren, ya que sus actividades cotidianas podrían verse afectadas, debido a la ansiedad que ocasiona. Este estrés puede desencadenar brotes de psoriasis.

Sin embargo, las causas de la psoriasis se desconocen, pero se piensa que existe una predisposición genética y que algún estímulo, como determinadas infecciones, traumatismos de piel, el estrés o algunos medicamentos actúan como factor desencadenante de la psoriasis.

Síntomas de la psoriasis

Los síntomas varían de leves a graves y pueden presentarse de manera diferente, según el tipo de psoriasis, pero principalmente se manifiestan en forma de manchas rojas, escamosas y con costras, causantes de una intensa picazón o sensación de ardor.

Estos síntomas se desarrollan en brotes que se producen durante diferentes épocas con períodos de remisión. Sin embargo, la duración de los brotes y los períodos de remisión pueden ser difíciles de prever.

Por otra parte, los factores ambientales también influyen en el desarrollo de la psoriasis.

Tratamiento de la psoriasis

La psoriasis no tiene cura, pero sí existen tratamientos efectivos y seguros que reducen el número de brotes y su gravedad, y para tratar la actividad inmunológica de la enfermedad.

La psoriasis puede ser distinta de unos pacientes a otros o incluso en el mismo paciente a lo largo de su vida, por eso los dermatólogos recomiendan tratamientos individualizados, según las necesidades de cada persona.

A los pacientes con psoriasis leve se les aplica un tratamiento tópico, y los que padecen una psoriasis moderada o grave, fototerapia (PUVA o UVB), tratamientos sistémicos (ciclosporina, metotrexato, apremilast) o tratamientos biológicos (infliximab, etanercept, adalimumab, ustekinumab, secukinumab, ixekizumab). En muchos casos se alternan y se combinan varias opciones terapéuticas.

 

 

Si padeces psoriasis, el dermatólogo te recomendará el tratamiento más adecuado para ti. Consulta nuestro cuadro médico. En AFEMEFA contamos con los mejores profesionales para poner solución a todos tus problemas.

Si aún no conoces los Seguros AFEMEFA, infórmate ahora sobre el seguro de salud para toda la familia y el seguro joven.

 

Resfriados de verano

¿Por qué nos resfriamos en verano?

Empiezan las vacaciones y tienes muchos planes por delante para disfrutarlas al máximo, pero al primer día te pillas un resfriado de verano. Estornudas, tienes congestión nasal, fiebre… Seguro que en ese momento te preguntas, ¿cómo es posible si estamos en pleno verano?

Esta enfermedad viral también la sufrimos durante los meses más cálidos y, según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), representa en torno al 20% de los cuadros catarrales.

Los resfriados de verano

Aunque en verano solemos tener menos catarros que en invierno porque es más difícil que los virus se propaguen, estos cuadros infecciosos también aparecen en épocas calurosas, trasmitiéndose a través de secreciones respiratorias (estornudos y tos) y de las heces.

Uno de los puntos fuertes de estos virus, conocidos como enterovirus, es que son capaces de sobrevivir en un medio tan ácido como el estómago y se replican muy fácilmente en el intestino. Si logran saltar nuestras barreras defensivas y alcanzan el torrente sanguíneo, dan lugar a cuadros respiratorios y gastrointestinales leves, fiebre, conjuntivitis, vómitos…

Cómo evitar los resfriados de verano

Si no quieres resfriarte este verano, toma nota de los consejos que te damos a continuación para prevenir el contagio:

  • Lávate las manos con frecuencia y evita tocarte la cara.
  • Recuerda ventilar tu hogar para evitar que el ambiente se cargue de gérmenes y se propaguen más fácilmente.
  • Seca la ropa al sol, ya que algunos virus pueden sobrevivir en la ropa incluso tras pasar por la lavadora.
  • Revisa el aparato del aire acondicionado para evitar que los gérmenes se acumulen en su interior y se expandan por el ambiente cuando lo pongas en funcionamiento. Limpia sus filtros antes de que comience la temporada de calor.
  • Por otra parte, haz un buen uso del aire acondicionado y comprueba que la diferencia entre la temperatura exterior y la interior no supere los 10 grados. Lo aconsejable es mantenerlo entre los 24 y 26 grados.
  • Relájate y evita el estrés, pues las situaciones estresantes disminuyen tus defensas. Por tanto, el estrés es un gran enemigo del sistema inmunitario.
  • Mantén una alimentación saludable y una buena hidratación e intenta no tomar alimentos ni bebidas ni muy fríos ni muy calientes.
  • Por último, te recomendamos descansar lo suficiente.

En caso de sentir síntomas propios de un resfriado de verano, acude al médico para que te indique el tratamiento que debes seguir. Consulta nuestro cuadro médico. En AFEMEFA contamos con los mejores profesionales para poner solución a todos tus problemas.

 

Si aún no conoces los Seguros AFEMEFA, infórmate ahora sobre el seguro de salud para toda la familia y el seguro joven.

Intolerancia a la lactosa

Alternativas para intolerantes a la lactosa

¿Eres intolerante a la lactosa y sufres molestias intestinales tras ingerir un vaso de leche? Suprime la lactosa de tu dieta, consumiendo otros productos alternativos que te proponemos en este post para comenzar a sentirte mejor.

Qué es la intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa es un trastorno que se produce después de ingerir la lactosa (el azúcar de la leche) al no poseer suficiente lactasa, enzima encargada de digerir este compuesto. Esta absorción deficiente provoca gases, vómitos, dolor abdominal, hinchazón e incluso diarrea, entre otros. Dependiendo de la gravedad de la intolerancia, los síntomas varían y pueden ser más o menos intensos.

Sin embargo, los síntomas son pasajeros y paran en unas horas, dependiendo de la cantidad que se haya ingerido de lactosa, no produciendo daños en el tracto gastrointestinal de quienes sufren esta intolerancia.

Muchas personas intolerantes a la lactosa pueden consumir una pequeña cantidad sin tener síntomas: habitualmente unos 100 ml de leche suelen ser tolerados, aunque la sensibilidad es variable, según cada persona.

Por tanto, si es tu caso, en primer lugar debes reducir el consumo de lácteos o eliminarlo por completo, y llevar una dieta saludable y equilibrada para cubrir las carencias de calcio o vitamina D. Entre los alimentos recomendados se encuentran las verduras de hoja verde (espinacas), los frutos secos, el pescado azul (salmón) y las legumbres.

En segundo lugar, debes revisar las etiquetas de los productos que adquieres en el supermercado porque muchos de ellos pueden contener lactosa como aditivo, aunque tú no lo sepas.

Alternativas saludables a la lactosa

Si sufres intolerancia a la lactosa, no te preocupes, porque existen multitud de alternativas saludables, como las que te presentamos a continuación:

  • Si tienes una cierta tolerancia a la lactosa puedes consumir productos lácteos fermentados, tales como quesos semicurados o curados y yogures, ya que en su proceso de elaboración los fermentos rompen la lactosa, lo cual disminuye su presencia de lactosa.
  • En caso de decantarte por productos sin lactosa puedes elegir entre:

Leche sin lactosa

Con este tipo de leche podrás seguir consumiendo leche de vaca sin padecer molestias, ya que a este producto se le extrae la lactosa.

Leche de soja

Es la segunda opción más demandada entre los intolerantes a la lactosa porque es fácil de conseguir. Además, la puedes comprar con diferentes sabores: chocolate, vainilla, fresa, etc.

Leche de arroz

Otra alternativa a la leche de vaca es la leche de arroz, aunque no es aconsejable para aquellas personas que tengan estreñimiento.

Leche de almendras

La leche de almendras es rica en proteínas y nutrientes, y sin los compuestos químicos que actualmente se le añaden a la leche de vaca.

 

Otras opciones saludables son la leche de avena, de quinoa y de avellana.

¿La intolerancia a la lactosa puede conllevar carencias nutricionales?

Dado que la intolerancia a la lactosa no impide el consumo de productos lácteos, como los ya mencionados quesos y yogures, una dieta baja en lactosa no tiene por qué estar asociada a carencias, siempre que sea saludable, variada y completa. Además, las bebidas vegetales sustitutivas suelen estar enriquecidas con calcio y vitamina D.

 

En todo caso, te recomendamos debes acudir al especialista para que te realice un diagnóstico adecuado y trate la intolerancia de forma adecuada. Consulta nuestro cuadro médico. En AFEMEFA contamos con los mejores profesionales para poner solución a todos tus problemas.

Si aún no conoces los Seguros AFEMEFA, infórmate ahora sobre el seguro de salud para toda la familia y el seguro joven.