Marihuana y alcohol

Alcohol o Marihuana: ¿Cuál es más perjudicial para tu cerebro?

Con el incremento en algunos sectores de la sociedad, tanto en España como en Europa y el resto de los países occidentales, de la demanda de una revisión sobre el status legal de la marihuana, algunos investigadores están redoblando esfuerzos para conocer más en profundidad los potenciales beneficios y contraindicaciones del uso de esta droga y su comparación con otras como el alcohol.

¿Cómo afectan las drogas al cerebro?

Un reciente estudio del Departamento de Psicología y Neurociencia de la Universidad de Colorado Boulder, dirigido por Rachel Thayer, ha revisado las imágenes cerebrales de 853 adultos entre 18 y 55 años y 439 adolescentes entre 14 y 18, todos ellos con diferentes patrones de consumo de alcohol y marihuana.

Hasta la fecha, otros estudios habían sugerido que el uso de marihuana puede producir un mayor riesgo de psicosis entre los jóvenes, o que su uso era peor que el del tabaco en lo que se refiere a la salud cardiovascular. También existen otras investigaciones en sentido opuesto, en las que se ha descubierto que los componentes activos de la marihuana (los cannabinoides) pueden ayudar, por ejemplo, a prevenir las migrañas o a mejorar la actividad sexual.

A nivel cerebral también existían distintos estudios, a veces inconsistentes, que indicaban que el uso de la marihuana podía reducir el volumen del hipocampo o provocar cambios en el cerebelo.

En este estudio realizado por la Universiad de Colorado los investigadores se han centrado en analizar el efecto del alcohol y la marihuana sobre la materia gris y la materia blanca del cerebro. La primera constituye los tejidos de la superficie del cerebro, mientras que la segunda es el tejido más profundo del cerebro que contiene las fibras nerviosas. En general, la reducción del tamaño de cualquiera de las dos o una pérdida de su integridad da lugar a distintos tipos de discapacidades cerebrales.

Alcohol y marihuana: efectos sobre el cerebro

Con el alcohol existen estudios serios desde hace muchos años que demuestran sus efectos negativos sobre el cerebro. En este estudio concreto, los investigadores han encontrado que el uso del alcohol, especialmente en adultos que lo han consumido durante muchos años, está asociado con una reducción del volumen de materia gris, así como una pérdida de integridad de la materia blanca del cerebro.

Por contra, el uso de la marihuana parece no tener impacto en el volumen ni la estructura de la materia gris o blanca, tanto en adolescentes como en adultos.

Basado en estos resultados, el equipo de investigadores creen que beber alcohol es mucho peor para nuestro cerebro que el uso de la marihuana.

Sin embargo, también resaltan que aún queda mucho trabajo que hacer al respecto de los efectos del consumo de la marihuana en otros ámbitos, tanto los negativos como los potencialmente positivos, antes de sacar conclusiones definitivas.